Los futbolistas de Banfield y River están acusados junto a otros 40 futbolistas por arreglar un partido cuando jugaban en Zaragoza contra Levante.
El partido en cuestión se jugó en 2011 y ambos futbolistas están en la mira.
El partido en cuestión se jugó en 2011 y ambos futbolistas están en la mira.

Nicolás Bertolo y Leo Ponzio, jugadores de Banfield y River respectivamente, están acusados junto a otros 40 futbolistas de arreglar un partido en su paso por el Zaragoza de España.

En las últimas horas, ambos comparecieron en Valencia en el comienzo del juicio por presunto soborno registrado en un partido de 2011 de la liga española contra el Levante.
Aquel día el conjunto aragonés ganó 2-1, resultado que necesitaba para lograr la permanencia en primera división.

En este primer día de juicio los abogados defensores pidieron la nulidad del proceso por estar “contaminado” y cargaron contra Javier Tebas, presidente de La Liga Española de Fútbol, por vulnerar los derechos de los acusados en la denuncia.

Leé también:  Galería de Fotos: Banfield volvió a perder en el Lencho Sola y no se aleja del descenso

A su vez los abogados le pidieron al juez que sus representados no tengan que acudir a todas las sesiones y únicamente lo hagan el día de su declaración y en las jornadas que sea imprescindible, aduciendo razones de carácter laboral, ya que varios de los futbolistas, caso Ponzio y Bertolo, están actualmente activos en la Superliga argentina.

La Fiscalía Anticorrupción y las acusaciones particulares de la Liga y Deportivo de La Coruña, directamente perjudicado porque con ese resultado perdió la categoría, sostienen que Zaragoza ingresó casi un millón de euros en las cuentas de sus jugadores, que habrían sacado ese dinero y se lo habrían entregado a los futbolistas de Levante para salvarse del descenso.

Leé también:  River reaccionó a tiempo y se llevó un empate de Sarandí

En el arranque de este juicio que podría extenderse por espacio de un mes, el abogado del Zaragoza pidió la nulidad del mismo, ya que considera que con la denuncia que propició la apertura de la causa, Javier Tebas traicionó el secreto profesional como abogado: un jugador del equipo maño, de quien no se reveló la identidad, le habría contado todo al actual presidente de la Liga.