Miles de personas participaron de la ceremonia que encabezó un enviado especial del Papa Francisco.
Angelelli, un obispo comprometido con los pobres.
Angelelli, un obispo comprometido con los pobres.

Con la presencia de miles de personas en La Rioja, la Iglesia beatificó al obispo Enrique Angelelli y a otros tres sacerdotes que fueron asesinados durante la última dictadura. La ceremonia estuvo a cargo de un enviado especial del Papa Francisco.

"Fueron asesinados en 1976, durante la dictadura militar, marcado por un clima político y social incandescente, que también tenía claros rasgos de persecución religiosa. Fueron asesinados debido a su diligente actividad de promoción de la justicia cristiana", dijo el cardenal italiano Angelo Becciu durante la misa.

De esta forma, la Iglesia reconoce a católicos que se comprometieron por los pobres durante los años del proceso militar. En 2014, el Tribunal Oral Federal de La Rioja condenó a los militares Luciano Benjamín Menéndez y Luis Fernando Estrella como autores intelectuales del asesinato del obispo Angelelli en 1976.

Leé también:  El Papa Francisco cuestionó el "uso arbitrario" de las prisiones preventivas

En ese mismo año, los sacerdotes católicos Carlos de Dios Murias y Gabriel Longeville fueron secuestrados y asesinados en La Rioja, mientras que un grupo de tareas mató delante de su familia al campesino y militante católico Wenceslao Pedernera. Todos eran colaboradores directos de Angelelli.

"Viva los mártires riojanos", se celebró desde el escenario que ofició de altar. También se descubrió una gigantografía con la foto de los cuatro tras la lectura de la carta apostólica del Papa que los declaró beatos.