Mariano Cordi, el hombre acusado de asesinar a su ex novia Valeria Coppa frente a la catedral de la ciudad, permanecía este lunes internado en coma inducido y «con pronóstico reservado» tras intentar suicidarse para no ser capturado por la Policía.
Está en coma inducido.
Está en coma inducido.

Así lo informó esta mañana, en una conferencia de prensa brindada, el director del Hospital Zonal de Bariloche, Leonardo Gil.

El director médico del Hospital destacó que Cordi «continúa en terapia intensiva, con estado reservado, con ventilación mecánica y sedado».

Además, Gil indicó también que el acusado de femicidio «en las últimas horas no presentó fiebre», aunque aclaró que deberán verificar su evolución «minuto a minuto».

Leé también:  Asesinan de un balazo a una mujer Policía y apresan a su pareja

Asimismo, señaló que tanto el hospital como fiscalía solicitaron refuerzos policiales en el nosocomio local, ante el intento de manifestaciones que sucedieron desde la aparición de Cordi.

Finalmente, Gil informó que el sujeto detenido «se encuentra en coma farmacológico, para poder ser intubado y ventilado mecánicamente».

El femicida ingresó por Guardia al hospital el viernes último tras ser detenido e inicialmente se le realizó un examen médico y se trató el agudo cuadro de deshidratación que presentaba.

Luego, en una tomografía computada, se le detectó en la cabeza la presencia de un proyectil de arma de fuego, producto de un fallido intento de suicidio realizado varias horas antes en el cerro.

Leé también:  Monte Grande: ahorcó a su esposa y luego se suicidó de un balazo en la cabeza

Los médicos decidieron realizarle una cirugía craneana descompresiva, ya que presentaba hipertensión endocraneana, producto de la inflamación generada por el disparo.

Además se le realizó una toilette quirúrgica y se le colocó un catéter de Pic, con el objetivo de medir la presión craneana, según informaron desde el nosocomio.