El equipo de Hernán Crespo cayó por 1-0 en Sarandí. Un error del árbitro le posibilitó al local abrir el marcador. Al margen de eso, el Taladro tuvo la pelota pero no fue del todo profundo.
Agustín Fontana fue la única punta que puso Hernán Crespo de entrada en Sarandí.

Banfield no tuvo un feliz estreno en la Superliga Argentina de Fútbol 2019-20. En Sarandí, el equipo de Hernán Crespo perdió por 1-0 frente al ascendido Arsenal, que se llevó los tres puntos por un grosero error del árbitro Hernán Mastrángelo al sancionar un penal inexistente.

Más allá del fallo erróneo del árbitro, el Taladro no jugó un buen partido. Apenas tuvo un ratito en el primer tiempo dónde merodeó el arco rival pero no fue claro. Y ahí se vio la falta de un nueve que la meta. Ese centrodelantero que buscó sin éxito en el mercado de pases y por el que, todavía queda alguna esperanza de poder conseguir.

Flojo debut de Banfield en la Superliga al ser derrotado por Arsenal en el Viaducto.

Les costó a los dos de entrada, pero con el correr de los minutos Banfield se soltó, le metió dinámica a la tenencia marcada de pelota y pisó con peligro el área de Gagliardo.
Primero con una entrada de Fontana que no controló ante la salida del arquero, luego hubo un gol (bien) anulado al delantero y más tarde Bravo no se dejó caer por el contacto del rival y su centro se diluyó.

Leé también:  Dátolo tiene todo para volver

Con total calma se iba el primer tiempo, hasta que Mastrángelo inventó un penal inexistente de Vittor a Soraire. No hubo falta del defensor y el contacto se produjo fuera del árez. El juez compró el vuelo del volante y Rescaldani, en el primer tiro franco de Arsenal al arco, venció a Conde con remate bajo y a la izquierda.

Arsenal siguió igual en el arranque del complemento. Lo del equipo del Huevo Rondina fue la presión, la marca y el corte sistemático del juego. Tenía la ventaja y la desesperación de un Banfield sin ideas claras.

Esperó Hernán Crespo una reacción futbolística de su equipo, pero poco se veía en el campo de juego. Y el primer cambio fue Julián Carranza por Sergio Vittor, por lo que la defensa se paró con cuatro y el sistema táctico pasó al 4-4-2.

Leé también:  Falcioni define su cuerpo técnico
Nicolás Bertolo buscó desequilibrar y tuvo el empate que sacó un rival en la línea de gol.

Así, el Taladro se jugaba a todo o nada. Casi Arsenal le da el golpe de gracia, pero el cabezazo de pique al piso de Pereyra se fue al lado del palo. Y el mismo zaguerol fue clave para salvar su valla ante un remate de Bertolo, en la mejor maniobra ofensiva del visitante.

Pero no hubo fluidez, se careció de recursos y si bien no mereció perder de acuerdo al desarrollo del partido, para Banfield fue una derrota de esas que con el correr de las fechas dolerán. No está para rifar nada, pero Estudiantes de La Plata será una prueba de fuego en el Florencio Sola.