Se trata de una iniciativa impulsada por padres y madres de niños con trastorno de espectro autista.
Los espacios cuentan con juegos adaptados.

Para Marina salir con su hijo a la plaza siempre fue “todo un tema”. Ezequiel es autista y los ruidos fuertes muchas veces lo descolocan, lo ponen muy nervioso. Por eso, el nuevo patio de juegos adaptado que instalaron a dos cuadras de su casa, en el parque Los Eucaliptos, de Sarandí, le cambió la vida. Ahora el chico puede jugar en un espacio seguro.

Avellaneda ya cuenta con siete de estos patios de juegos especiales, uno en cada una de las localidades del Distrito. Se trata de una iniciativa impulsada por las familias de niños con Trastorno de Espectro Autista (TEA) y el Observatorio Social de Políticas Públicas, con el financiamiento del Municipio a través del programa de presupuesto participativo.

Leé también:  Programación para los adultos mayores en la UTN de Avellaneda

Cada uno de los siete patios cuenta con juegos adaptados y su diseño parte del concepto de “espacios amigables para el autismo” (en inglés “Autism Friendly Spaces”). “Se trata de un modelo de construcción que intenta respetar el modo diferente en que las personas con TEA procesan la información de sus sentidos”, explicaron desde la Comuna

El diseño de la plaza busca ofrecerles un entorno "amigable" a los chicos.

Su estructura apunta a incluir elementos ambientales que ayuden a las personas con TEA a prepararse, ordenarse y enfrentarse a su entorno de una manera más relajada.

Muchos estudios de campo en este ámbito demuestran que un manejo “amigable” de algunos factores, como la iluminación, las formas, texturas, el mobiliario, la acústica, la climatización o el color, logran un mejor desenvolvimiento de los niños con autismo.

Leé también:  El Instituto de Arte Crinematográfico abrió la inscripción para sus carreras

Los patios de juegos que se inauguraron en el Partido están dispuestos en el Parque Illia (Güemes al 500); el Parque de Los Derechos del Trabajador (avenida Mitre 5000, Domínico); la Plaza Papa Francisco (Villegas y Hernández, Wilde); Plaza La Conquistadora (Campichuelo y Basavilbaso, Gerli); Plaza Centenario (Alem y Vértiz, Dock Sud); Plaza Ugarte (Rivadavia al 200, Piñeyro) y Los Eucaliptus (Cucha Cucha y Edison, Sarandí).

Los nombres de cada uno de los patios hacen referencia a los derechos de la niñez, y poseen pictogramas como método alternativo de comunicación con los chicos.