El joven confesó que los había matado estando borracho y aseguró que luego del episodio se fue a dormir.
El joven confesó que mató a sus propios abuelos.
El joven confesó que mató a sus propios abuelos.

Un hombre y su mujer, ambos jubilados de 79 y 75 años, fueron asesinados a puñaladas en su casa de la localidad cordobesa de Cosquín y por el doble crimen fue detenido uno de sus nietos, quien se entregó en la comisaría local y confesó que los había matado estando borracho y que luego se fue a dormir.

Los investigadores identificaron a las víctimas como Amado Ciriaco Funes (79) y Luisa Asunción Castro (75), cuyos cadáveres fueron hallados en una casa de la calle Castilla 253, en el barrio El Condado, de esa ciudad del Valle de Punilla.

Según las fuentes, el episodio fue descubierto cerca del mediodía de ayer cuando un joven se presentó en la comisaría local y confesó que había asesinado a sus abuelos.

Leé también:  Asesinan a puñaladas a una mujer de 72 años en un asalto en Alejandro Korn

Los policías se dirigieron a la vivienda y hallaron la puerta abierta, por lo que ingresaron y encontraron muerto a Funes en la cocina y todo el ambiente lleno de sangre.

Luego, recorrieron otras habitaciones y hallaron a Castro muerta, también tirada en el piso, y los forenses determinaron que ambos presentaban heridas producidas con un arma blanca, dijeron las fuentes.

Según las primeras informaciones, el agresor habría atacado a sus abuelos luego de regresar de bailar en la madrugada de ayer, estando en un estado de ebriedad, y que luego de dormir hasta el mediodía se entregó en la comisaría local como el autor de los asesinatos.

El joven quedó imputado por el delito de "homicidio calificado por el vínculo y agravado por alevosía", según indicaron fuentes judiciales que intervienen en el caso, el cual es investigado por el fiscal Raúl Ramírez.

Leé también:  Hallan un hombre muerto, atado a una cama e investigan un ajuste de cuentas

Voceros judiciales indicaron que su confesión ante la policía no tiene validez legal y que deberá ratificar lo dicho ante la Justicia.

Más allá de lo declarado por el joven imputado, la fiscalía continuará investigando el hecho, ya que “no se descarta ninguna hipótesis”, dijo el fiscal Ramírez a los medios.

“Hay que ampliar e investigar si es así como él lo refirió o si hay otro coautor u otro móvil", explicó en declaraciones radiales.