Kriya, la talentosa pintora de Lomas, le pone un sello muy personal a sus obras, que puede advertirse a simple vista.

Kriya III

“Tengo mi impronta y estilo. Es importante para mí tener una marca registrada. Esto establece una coherencia y hace que las obras tengan un puente”, asegura Kriya, una talentosa pintora de Lomas sobre el carácter de sus creaciones.
Este estilo, que se evidencia con sólo ver varias de su pinturas en conjunto, primero fue advertido por terceros, quienes le dijeron a la artista que se notaba al primer golpe de vista que esos cuadros eran de su autoría.
El denominador común en los distintos cuadros es un estilo infantil en los dibujos, buscado deliberadamente, y hasta ciertos aires latinoamericanos.
Kriya tuvo una formación autodidacta y recién hace pocos años se sumó a tomar clases particulares para perfeccionar sus trazos. Además, desde hace sólo tres años tomó la determinación de exhibir sus obras y sacarlas del ostracismos de su propia intimidad. “Cuando era chica lo sufría, pero ahora llegó el momento del placer. Me reconcilié con el dibujo”, manifiesta la artista.
Esta reconciliación la llevó también a que se animara a pintar fuera de su estudio y en público, mientras sonaba de fondo en vivo la banda Abrelajaula. “Soy medio bicho bolita, pero disfruté de esa experiencia”, señala con humor sobre cómo fue dejar la intimidad en la que realiza sus creaciones.
Kriya aclara que hay que “establecer un orden dentro del caos” tanto para sí misma como para los alumnos que van a su taller, donde lo académico puede quedar en un segundo plano. “No hay que meterse en un molde. En el taller que doy trabajamos desde la experimentación, lo lúdico y con mucha libertad para crear”, comenta.
Esta artista tiene a su referente en el mundo del arte. “Soy fanática de la vida y de la obra de Frida Kahlo. Ella no confiaba en sí misma y tuvo que venir Diego Rivera a decirle que muestre sus obras”, termina.

Más info
Seguila a Kriya en su cuenta de Facebook: Kriya Arte.

Por Edgardo Solano