Argentina y Brasil acordaron que el Mercosur lleve la semana próxima una posición común para la negociación comercial con la Unión Europea, al tiempo que pactaron la concreción de una serie de encuentros para avanzar en la posibilidad de concretar nuevas líneas de crédito para el comercio bilateral.

Reunión bilateral Argentina Brasil

Así lo informó el Ministerio de Industria, luego de la reunión que la titular de la cartera, Débora Giorgi, mantuvo junto a su par de Economía, Axel Kicillof, y el Jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, con el ministro de Desarrollo, Industria y Comercio de Brasil, Mauro Borges.

Durante el encuentro -que se extendió por espacio de más de dos horas en la sede del Palacio de Hacienda-, "se abordaron los puntos de convergencia en el acuerdo de una oferta común para la relación Mercosur-Unión Europea", informó la cartera.

De manera coincidente, Mauro Borges explicó a la prensa al término del encuentro, que "se avanzó en llevar una posición única dentro del Mercosur" para las negociaciones con la Unión Europea, de cara al encuentro que se desarrollará el próximo viernes en Ginebra.

Para ello, funcionarios argentinos viajarán la semana próxima a Río de Janeiro para terminar de acercar posiciones y compatibilizar la propuesta de ambas naciones con las de los otros países que integran el bloque, acerca de los productos "sensibles" que estarán a resguardado.

Borges, quien reemplazó recientemente en el cargo a Fernando Pimentel, destacó que este fue su primer contacto con los funcionarios argentinos, "y fue una reunión cordial y en la que acordamos grandes líneas de trabajo".

El titular de la cartera de Industria del vecino país estuvo acompañado por el Asesor general de la presidencia, Marco Aurelio García.

En otro aspecto de la agenda bilateral, Borges destalló que se hizo un repaso a todos los puntos aún pendientes y relativizó la urgencia de alcanzar un nuevo acuerdo bilateral en el sector automotriz ya que "hay plazo hasta julio".

El funcionario brasileño hizo hincapié ante las consultas de la prensa, sobre la necesidad "de brindar mayor dinamismo al comercio" entre ambos países y para eso destacó la intención de Brasil de brindar créditos a los países de la región, que en un comienzo rondaría los 2.000 millones de dólares.

La propuesta toma mayor sentido si se tiene en cuenta que el comercio bilateral registró en el primer bimestre una caída del intercambio comercial de 297 millones dólares, con un déficit en febrero, de 226 millones para Argentina, tras cerrar el año pasado con una pérdida de 3.100 millones.

De la reunión participó también el embajador argentino en Brasil, Juan Carlos Kreckler, y su par en el país, Everton Vargas, y el presidente del Banco Central, Juan Carlos Fábrega.