Con goles de Sergio Agüero y Paulo Dybala, el equipo de Lionel Scaloni derrotó a Chile por 2-1 en San Pablo. Descontó Arturo Vidal, de penal, mediante la utilización del VAR. Fue expulsado Lionel Messi, junto a Gary Medel, tras una polémica determinación del árbitro.
Sergio Agüero festeja su gol, tras una asitencia de Lionel Messi, expulsado minutos después.

El seleccionado argentino se quedó con el tercer puesto de la Copa América Brasil 2019 al vencer a Chile por 2-1 en el Arena Corinthians de San Pablo. En un partido caliente y con un arbitraje que desvirtuó por completo las acciones, el elenco conducido por Lionel Scaloni redondeó un aceptable torneo con vistas a las próximas Eliminatorias Sudamericanas camino al Mundial de Qatar 2022. La expulsión de Lionel Messi fue totalmente injusta.

Picante Argentina-Chile. Los antecedentes lo avalaban. La Roja se quedó con las últimas dos ediciones del certamen continental derrotando a la Albiceleste. Además, los argentinos estaban con la sangre en el ojo por el papelón arbitral en la semifinal frente a Brasil.

Argentina siempre quiso jugar. Chile entrar en el terreno del corte, juego brusco y protesta para encarar los 90 minutos desde otro contexto, opuesto a lo estrictamente futbolístico. La aparición de Dybala desde el arranque junto a Agüero le dio ritmo y potencia al ataque. Messi siempre buscó el arranque, y lo buscaron por todos lados. Sin embargo, el 10 estuvo astuto en un tiro libre, Agüero se le escapó a Aranguiz, al achique de Arias y definió al gol.

Desde Paredes, Argentina construyó juego. Con Lo Celso y De Paul sin parar un minuto. Lo de Chile muy pobre, encima se quedó sin Alexis Sánchez, que abandonó rápido la cancha. Los de Scaloni eran más, mucho más que un apático Chile. Y llegó el segundo, pase de Paredes para la corrida de Dybala que, ayudado por la tardía salida del arquero, definió a un costado. Todo encuadraba dentro de lo que se veía en el campo de juego.

Medel y Messi, cara a cara. Una jugada que terminó con los dos expulsados.

Todo. Hasta que el árbitro tomó protagonismo. Medel provocó a Messi a pechazos y manotazos. El argentino nunca respondió a las agresiones. Pero Díaz de Vivar se lavó las manos expulsando a los dos. Un mamarracho arbitral. Otro más en la Copa.

Aún sin Messi, Argentina fue superior. Chile se encontró con el descuento por un penal de Vidal. Ahí el VAR actuó, como no lo hizo en la jugada de Messi. Pero ni así el equipo trasandino inquietó. Agüero tuvo sus situaciones, quizás la salida de Dybala apagó un poco la chispa en ofensiva, pero Argentina terminó de pie y se llevó el premio consuelo del tercer puesto. Quedan amistosos por delante (tres de seis confirmados), Scaloni hizo el recambio, ahora habrá que ver que deciden desde la AFA en cuánto a su continuidad en el banco.