En el espacio vivían 19 ancianos que se encontraban en estado de abandono. El hogar había sido clausurado tanto por el Municipio como por autoridades sanitarias en 2015 y poseía varias denuncias. El Municipio asistió desde el Imdiam a las familias y a los adultos mayores.

Personal de la DDI Lanús-Avellaneda clausuraron un geriátrico ubicado en Cangallo al 2000 por las condiciones irregulares en las que funcionaba. En el espacio vivían 19 ancianos que se encontraban en una situación de abandono y desnutrición. La mayoría de ellos todavía esperan a ser retirados por sus familiares.

Según trascendió en la investigación, el espacio funcionaba de manera ilegal y ya había sido clausurado en 2015 por el Municipio y por las autoridades sanitarias. No había ningún enfermero que trabajara en el hogar y el médico asistía una sola vez por semana, lo que fue desmentido por las autoridades del lugar.

Leé también:  Un grupo de vecinos investiga y reconstruye la historia de Temperley de forma colectiva

De la inspección participó también personal del Instituto Municipal de Discapacitados y Adultos Mayores (IMDIAM) de Lomas de Zamora, quienes trabajan en la asistencia de los abuelos y su traslado a hogares de abrigo. En el caso interviene la UFI N° 6 de Lomas de Zamora, a cargo de Ballini.

“Actuó el vicepresidente ejecutivo del Imdiam, Armando Mogliani, con gente del equipo. Nosotros fuimos a ver el lugar y nuestra función principalmente fue de asistencia a las personas que se encontraban en esta situación. Puntualmente hicimos el contacto familiar para orientarlos y ver un nuevo lugar de alojamiento ya sea en sus casas o en un nuevo lugar de alojamiento”, explicó Leandro Pavón, referente del Imdiam y aseguró que “ya se habían hecho actuaciones junto al Ministerio de Salud sobre este espacio en 2014 y 2015, tenía varias denuncias”.

Leé también:  La palabra del párroco de Asunción de María tras el incendio que destruyó el comedor de la capilla

Las cinco personas encargadas del geriátrico, todas ellas familiares, fueron detenidas y enfrentan cargos por “abandono de persona y desobediencia”. Nos tomó por sorpresa, nadie nos dijo nada. Creo que esto viene por una denuncia de una ex empleada, que se fue mal. Sin embargo, los familiares y los mismos pacientes lloraban para no irse”, aseguró Alejandro Arias, encargado del lugar.

No obstante, desde el Municipio aseguraron que "se constató que en algunos casos las condiciones de atención no eran las adecuadas. De inmediato nos pusimos en contacto con las familias para que tengan un espacio adecuado para su atención". "Estamos haciendo los informes correspondientes y asegurar que no se vulneren los derechos de los adultos mayores. En muchos casos aquellos que tenían PAMI no sabían como proceder y los estamos orientando en ese sentido", explicó Pavón.