La nadadora lomense, que es hasta el momento la única argentina clasificada al Mundial Juvenil, inició la preparación para la cita máxima con el deseo de ser finalista en sus dos especialidades.
Selene y su entrenador, Joel Fiumara, tras finalizar la conferencia de prensa.
Selene y su entrenador, Joel Fiumara, tras finalizar la conferencia de prensa.

Luego de conseguir dos medallas de oro y una de plata en el último Sudamericano Juvenil, la nadadora Selene Alborzen no se tomará descanso y ya puso la mira en su máximo objetivo para este 2019: el Mundial Juvenil de Budapest, Hungría.

La joven exponente del Municipio de Lomas e integrante de la Selección Argentina tiene en claro lo que quiere en el Mundial. Y por eso, sin tiempo que perder, inició su preparación. “Quiero terminar dentro de las ocho mejores del mundo en las pruebas en las que me especializo”, remarcó, con una idea clara, en una conferencia de prensa en el Asociación Médica de Almirante Brown. “Ese es el objetivo que iremos a buscar”, agregó con firmeza.

Leé también:  Selene Alborzen y un nuevo título: campeona sudamericana

Su objetivo es claro, sus palabras lo reflejan, y por eso no se tomará descanso. Tan así que, tras obtener oro en los 200mts y 400mts combinados y bronce en los 200mts pecho en el Sudamericano de Santiago de Chile, no frenará su puesta a punto para el Mundial.

"La clasificación al Mundial es una de las cosas que más disfruté", señaló la joven.
"La clasificación al Mundial es una de las cosas que más disfruté", señaló la joven.

“Junto a lo de los Juegos Olímpicos, la clasificación al Mundial es lo que más disfruté y me tengo que preparar de la mejor manera para cumplir una buena actuación ”, remarcó.

Selene aseguró su presencia en marzo, luego de conseguir la marca clasificatoria en el Campeonato de la República de Santiago del Estero. Y desde ese día, todos sus cañones apuntaron hacia Budapest. Por eso, ahora tendrá una preparación exigente: entrenará ocho semanas en Buenos Aires, luego irá a un centro de alto rendimiento en Cuenca, Ecuador, y cerrará los trabajos con 15 días en Budapest, enfocada  en lograr una buena aclimatación.

Leé también:  Selene Alborzen y un nuevo título: campeona sudamericana

Por eso, y sin perder de foco el objetivo mayor, el balance del Sudamericano fue positivo. “Si bien no logré mis mejores marcas, terminé conforme”, señaló Alborzen. Y su entrenador, Joel Fiumara, completó: “Nuestra decisión fue que llegue en un 80%, ya que la idea es llegar al 100% al Mundial. Por eso, el balance fue bastante positivo”.