El presidente electo, Alberto Fernández, juró ante la Asamblea Legislativa y recibió el atributo de mando en manos de su antecesor, Mauricio Macri.
El momento en el que Alberto Fernández recibió el bastón de mando en manos de Mauricio Macri.

Alberto Fernández, asumió su como Presidente al jurar en el Congreso frente a la Asamblea Legislativa y recibir los atributos de mando en manos de su antecesor, Mauricio Macri.

En medio de aplausos y ovaciones, el flamante Jefe de Estado comenzó a pronunciar su primer discurso con un tono conciliador, en el que trazó un duro diagnóstico sobre la situación que atraviesa Argentina y en el que planteó un claro cambio de rumbo.

Durante el primer tramo de sus palabras intentó transmitir el espíritu que tendrá su Gobierno después de más de una década de "grieta": "Vengo a convocar a la unidad de toda la Argentina en pos de la construcción de un nuevo contrato ciudadano social".

El mandatario resaltó que el nuevo contrato social debe ser "fraterno y solidario".  "Fraterno, porque ha llegado la hora de abrazar al diferente. Solidario, porque en esa emergencia social, es tiempo de comenzar por los últimos para después llegar a todos", precisó.

"Este es el espíritu del tiempo que hoy inauguramos, con sobriedad en las palabras y expresividad en los hechos. Los vengo a convocar sin distinciones, para poner a la Argentina de pie", subrayó.

Para poner "a la Argentina de pie", Fernández explicó hay que "recuperar una serie de equilibrios sociales, económicos y productivos que hoy no tenemos" y que "es hora de abandonar el aturdimiento, ser conscientes de las profundas heridas que hoy tenemos, y que necesitan curarse de tiempo, sosiego y sobretodo de humanidad".

Leé también:  "Cumplimos con lo que dijimos que íbamos a hacer"

ALGUNAS DE LAS MEDIDAS QUE ANUNCIÓ 

HAMBRE: "Sin pan la vida sólo se padece, y no hay democracia ni libertad. por eso la primera reunión consistirá en el Plan de Argentina contra el Hambre, para poner fin a este presente penoso", indicó. En ese sentido convocó a todos los actores de la sociedad civil.

TRABAJO: "Pondremos en marcha acciones que faciliten que todos los titulares del salario social complementario puedan insertarse en el mundo laboral y cobrar por su trabajo. Hoy el desempleo afecta a un 30% de los jóvenes. Y aún en tasas más altas a las mujeres jóvenes. Hay más de 1.200.000 jóvenes que no estudian ni trabajan. Debemos garantizar el derecho al primer empleo, a través de becas solventadas por el Estado para que jóvenes se capaciten y trabajen en empresas, pymes, organizaciones sociales y la economía popular y la agricultura familiar", subrayó.

DEUDA: "Vamos a encarar el problema de la deuda externa. No hay pagos de deuda que se puedan sostener si el país no crece, tan simple como esto. Para poder pagar hay que crecer primero (...) Buscaremos una relación constructiva y cooperativa con el FMI y nuestros acreedores, resolver el problema de una deuda insostenible que hoy tiene Argentina no es una cuestión de ganarle una disputa a nadie. El país tiene la voluntad de pagar pero carece de capacidad para hacerlo. El gobierno saliente tomó una inmensa deuda sin generar más producción con la cual obtener los dólares imprescindibles para pagarla".

SALUD: "Vamos a declarar la emergencia sanitaria. Las argentinas y los argentinos van a volver a tener derecho a una atención de salud oportuna y de calidad", subrayó al confirmar que restituirá el rango de Ministerio a la cartera sanitaria.

Leé también:  Alberto Fernández será recibido por Emmanuel Macron en París

"Arbitraremos las medidas pertinentes para que nuestros hijos sean vacunados en tiempo y forma, y para que los remedios lleguen a los abuelos de menos ingresos", afirmó.

LA JUSTICIA Y LA AFI: En uno de sus tramos más fuertes Fernández consideró que "sin Justicia independiente no hay democracia". Ante la atenta mirada del presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, dijo que hubo "persecuciones indebidas y prisiones arbitrarias" durante los últimos años, sobre todo durante el Gobierno de Mauricio Macri.

En ese marco, anticipó que enviará un proyecto al Congreso para reformar de manera integral de la Justicia federal. También derogará el decreto 656, firmado por la administración de Cambiemos en 2016, que dispone que el presupuesto de la AFI es secreto. "Esos fondos serán para financiar el plan del hambre", anticipó.

MALVINAS: "Sabemos que para esta tarea no alcanza mandato de un Gobierno, sino una política de estado de mediano y largo plazo, por eso convocaré a un Congreso donde tengan participación todas las fuerzas políticas más allá de los calendarios electorales", anunció. "No hay más lugar para el colonialismo en el siglo XXI".

OBRA PÚBLICA: Prometió "garantizar la transparencia" en la administración de la obra pública que llevará adelante durante su Gobierno. "Nuestro compromiso es garantizar la transparencia en la administración de obra pública, podrán acceder a todos proyectos de la obra. Selección y empresa ejecutora, monitorear los avances", sentenció.