El candidato del Frente de Todos lanzó su propuesta para garantizar la alimentación a los sectores más vulnerables y bajar los precios de la canasta básica.
Fernández le pidió a los empresarios y a los políticos que dejen las diferencias de lado.

“Lo primero que vamos a reperfilar es el precio de la canasta básica.” Con esa promesa, Alberto Fernández, lanzó este lunes el plan “Argentina contra el hambre”, un programa que pondrá en marcha en caso de llegar a la Casa Rosada el 10 de diciembre y que contemplará un pacto social con todos los sectores para bajar el precio de los alimentos.

La Facultad de Agronomía fue el escenario elegido por el candidato presidencial del Frente de Todos para presentar los lineamientos de la propuesta que impulsará la creación de un Consejo contra el Hambre que reunirá en la misma mesa a funcionarios, empresarios y las organizaciones sociales para aplicar una política alimentaria federal en todo el país.

“El único mensaje que quiero dejar es que olvidemos toda diferencia, juntémonos para terminar el hambre en la Argentina”, resaltó Fernández al interpelar en un tramo de su discurso al presidente de la Copal, Daniel Funes de Rioja, al titular de la multinacional Syngenta, a representantes de la Iglesia y Juan Grabois, que estaban entre los presentes.

Leé también:  Macri cumplió sólo 2 de las 20 promesas que hizo durante la campaña

El diputado Daniel Arroyo, uno de los nombres que más suena para ocupar el Ministerio de Desarrollo Social y estaría a cargo de la coordinación del plan, se encargó de describir los ejes principales de la iniciativa: habrá acuerdos intersectoriales para bajar los precios de la canasta básica, la entrega de una tarjeta alimentaria para los sectores más vulnerables y políticas acordadas de acuerdo a la realidad y la infraestructura de cada provincia.

“Tenemos que tener vergüenza de decirnos que el país produce alimentos para 400 millones de personas y no podemos alimentar a 15 millones en situación de pobreza, resaltó Fernández que volvió a pedir ayuda al sector empresario en esta cruzada.

“No es posible que en el país del trigo y las vacas, el pan y la leche no paren de subir de precio y falten en la mesa de los argentinos", achacó.

En ese sentido, el exjefe de Gabinete valoró la propuesta solidaria de Syngenta, multinacional semillera, para donar el 1% de su producción , algo que Funes de Rioja dijo que podría extenderse al resto del sector en caso de que la economía mejore.

Leé también:  Alberto Fernández termina de definir su gabinete

Y les recordó que en el combate del hambre “los más solidarios son los más pobres”, en referencia al trabajo de los comedores de las organizaciones de base y sectores de la Iglesia como Cáritas y los Curas en la Opción por los Pobres.

Entre algunas de las medidas que se podrían llegar a aplicar a través del programa es la sanción de una Ley de Góndolas, para que no haya sectores que acaparen el más del 30% de la oferta, el desarrollo de centros de comercialización con el objetivo de fortalecer la economía popular y a pequeños productores, la creación de mecanismos para que el Estado fortalezcan el sistema productivo, la conformación de un equipo de nutricionistas que se encarguen del seguimiento de la alimentación de las familias y el reintegro del IVA para quienes están dentro de programas sociales que se extienda más allá de la emergencia.