En el acto en el microestadio de Lanús, celebró el regreso de la CTA a la CGT y calificó como “histórica” la jornada.

El candidato presidencial por el Frente de Todos, Alberto Fernández, celebró la unificación de la Central de los Trabajadores Argentinos, que conduce Hugo Yasky, con la CGT que lideran Héctor Daer y Carlos Acuña, luego de 28 años de diferencias políticas, durante un acto realizado en el microestadio de Lanús, que lo tuvo como invitado central y donde remarcó que se trató de “un día histórico” y de “un gesto enorme de madurez”.

JUNTO A yASKY Y moyano.
JUNTO A yASKY Y moyano.

“En estos años de macrismo aprendimos todos. Un día aprendimos que divididos no teníamos futuro, que lo mejor que sabían hacer era dividirnos”, dijo Fernández, quien junto a los diputados Máximo Kirchner y Felipe Solá, y al líder de Camioneros, Hugo Moyano, agregó: “El gesto de la CTA de unirse a la CGT es estratégicamente y moralmente tan grande como el de Cristina” de dar un paso al costado.

Leé también:  Con Fernández en primera fila, la CTA anunciará este jueves su vuelta a la CGT

Al participar del congreso de la CTA, el candidato del Frente de Todos explicó que a fin de año el Gobierno va a “dejar una pobreza y una inflación que se multiplicaron por dos”. Y ejemplificó: “Han hecho el mismo daño que hizo la salida de la convertibilidad”.

“Las mejores sociedades -prosiguió Fernández- son las que distribuyen derechos, no las que lo quitan. Siempre me pregunta alguien: ‘¿De dónde vas a sacar la plata para hacer eso?’. Voy a sacar la plata de la usura que le pagan a los bancos con las Leliq. Voy a dejar de pagarles a los usureros para que los docentes tengan un salario digno y todos los trabajadores, su paritaria año a año”.

Leé también:  A un mes de las elecciones, Alberto Fernández le saca 18 puntos de diferencia a Mauricio Macri

“La culpa la tenemos siempre nosotros, pero cada vez que ellos la tiran abajo a la Argentina la tenemos que sacar adelante nosotros”, afirmó y añadió: “Ellos no son liberales, son crueles mercantilistas que también de la educación hacen un negocio”.