El trabajador, de 31 años y desocupado, encontró el dinero mientras trabajaba entre los escombros de una vivienda. El lunes será recibido por el intendente de su ciudad.
Este trabajador está desocupado y hace changas de albañil.

Un joven albañil encontró $250 mil mientras trabajaba entre los escombros de una vivienda en General Alvear, en Mendoza, y no dudó en devolverlos a su dueño, un empresario que arregla el comercio luego de haber sido incendiado a principios de este año.  Por este gesto, este lunes será recibido por el intendente Walter Marcolini.

Esta historia tiene como protagonista a Saúl Gimenez, de 31 años, desocupado, casado y con cuatro hijos, y fue revelada por el comerciante Oscar Calvo por las redes sociales. “Mis queridos amigos, quiero que vean esta persona... Se llama Saúl Giménez, encontró entre los escombros dinero y sin dudarlo fue y me lo entregó. Alvear tiene muy buena gente...", escribió Calvo.

Leé también:  Lomas: fabrican máscaras con 50 impresoras 3D y acetato de radiografías para donarles a los médicos

Giménez, quien hace changas como albañil en la localidad de Alvear Oeste, en la zona sur de General Alvear, recibió el reconocimiento de cientos de mendocinos y del dueño del local, motivo por el cual será recibido el lunes por el intendente de esa localidad.

"Me ofrecieron trabajo y después de que se quemó todo empezamos a sacar el techo, saqué una puerta y arriba de los escombros estaba la plata, era mucha plata, fueron como $250 mil", contó el trabajador al noticiero Cable Panorama de General Alvear.

El obrero, en esa charla, relató que se había quedado sin trabajo para las Fiestas navideñas y por ese motivo la pasó “malísimo” en el comienzo de año. Y sobre el hecho puntual, comentó: “La agarré, la puse debajo de la remera y llamé a don Calvo. Le dije: 'Tengo algo para usted, que era suyo'", relató.

Leé también:  Piden ayuda con alimentos para familias que están padeciendo la cuarentena

“A mí me gusta trabajar, me hace falta la plata, pero no de esa forma, me gusta ganármela, levantarme a las 6 de la mañana, salir a trabajar, volver a la casa y que haya comida para mi señora y mis hijos”, concluyó.