Tiene 27 años, su propia barbería y además comenzó a colaborar junto a dos colegas con el merendero Ángeles Felices del barrio General Paz al que asisten cientos de niños junto a sus familias para recibir ayuda.

Aunque su pasión por la peluquería nació hace dos años, Alan Pacheco, de 27 años, ya tiene su propia barbería en Centenario y además comenzó a colaborar junto a dos colegas en el Merendero Ángeles Felices ubicado en el Barrio General Paz, donde les corta el pelo gratis a los chicos que no lo pueden pagar.

“En principio, tenía mi propia peluquería y después de un tiempo decidí convertirla en barbería, porque tengo muchos clientes hombres”, contó sobre sus primeros pasos en la profesión.

Antes de decidirse por estudiar peluquería, Alan realizó todo tipo de actividades: “Trabajé en el puerto, hice de todo hasta que encontré mi verdadera vocación”. En Itatí 594, Centenario, Alan tiene su barbería y su staff, que también lo acompañan en la labor solidaria que comenzó recientemente.

Leé también:  Monociclo Arte de Banfield apuesta a la ayuda solidaria

Cada dos semanas, el peluquero va a participar de las jornadas solidarias que brinda el merendero ángeles felices.

“Lo del merendero surgió porque soy amigo de la hija de la señora que está a cargo del espacio y cuando me lo propuso, no lo dudé porque ya había realizado ese tipo de labor, pero en un hogar de niños”, contó. Alan junto a sus amigos col

egas se acercaron hasta Cosquín 999, esquina La Haya, donde funciona el merendero y llevaron todas las herramientas para que los más de 20 chicos que participaron de la jornada reciban su corte gratis.

“Llevamos capas para cubrir a cada nene y las mamás nos contaron qué tipo de corte querían. Se usa mucho el sombreado con máquina, así que fue lo más solicitado”, explicó Alan, quien además rescató la buena onda de toda la gente. “Vamos a ir cada dos semanas porque a mis colegas les encantó la experiencia”.

Leé también:  Llega al Barrio La Perla una gran peña solidaria

El sueño profesional de Alan es poder llevar su negocio a una zona céntrica, aunque confiesa que se siente muy a gusto en su barrio porque lo vio “crecer y desarrollar su oficio”.

 

MÁS INFO:

Aunque comenzó con una peluquería tradicional, en poco tiempo la convirtió en
una barbería que está ubicada en Itatí 594, Centenario.