El ex arquero de Boca estaba a un paso de jugar en Banfield pero finalmente firmó con el Granate a préstamo por una temporada.
Banfield lo tenía abrochado pero Lanús le ganó de mano.
Banfield lo tenía abrochado pero Lanús le ganó de mano.

A falta de fútbol, Banfield y Lanús decidieron jugar el clásico en el mercado de pases y el premio se lo quedó el Granate. En la mañana de este miércoles, Agustín Rossi firmó contrato con el elenco que conduce Luis Zubeldía.

El ex arquero de Boca era una fija para el Taladro en los primeros días de la semana pasada y las negociaciones estaban prácticamente cerradas. Sin embargo, la dirigencia de Lanús (que también estaba detrás de él) le hizo una mejor propuesta económica y el último jueves consiguió clasificar a la Copa Sudamericana tras el fallo de la Superliga: estos dos ítems terminaron de convencer a Rossi para que se cruce de vereda.

Leé también:  Otra vez molestias para Acosta

“Más allá de lo deportivo, uno mira lo personal, la actualidad y pensando en un futuro creo que esta opción era mejor. Necesito jugar y tener continuidad”, explicó el uno que se realizó la revisación médica y firmó contrato a préstamo, sin cargo y sin opción, por un año. “Mi idea es después volver a Boca”, confesó.

Rossi viene de atajar en Antofagasta de Chile, pero su estadía allí fue muy corta. Luego de atajar cinco partidos fue marginado por una pelea que mantuvo con un compañero y el técnico y después, antes de lo previsto, le rescindieron el contrato.

Con su llegada, el puesto está más que cubierto. En el club también están Matías Ibáñez y Guillermo Sara. Sobre esto, Zubeldía comentó: “Hemos hablado con ellos. La llegada de un refuerzo puede generar que algunos sumen menos minutos. Después, cada uno puede decidir si sigue o no, pero yo soy siempre de los que marca su situación para que puedan tomar una decisión acorde. A mí me hubiese gustado que se manejaran así conmigo. Lo que tuve que hablar lo hice puertas adentro”.