Interpreta a un joven de 21 años que es la principal sospechosa de haber asesinado a su mejor amiga. Sus padres harán lo imposible para que ella no vaya a la cárcel.

Este jueves se estrena en las salas argentinas “Acusada”, el film que tiene como actriz principal a Lali Espósito que compitió la semana pasada por el León de Oro en la Mostra de Venecia.

Ella, una joven de 21 años, es la única sospechosa de haber asesinado dos años antes a Camila, su mejor amiga, luego de una fiesta descontrolada. La principal prueba es un video en el que la protagonista es filmada manteniendo sexo y le dice a la víctima que si alguien más lo ve la va a matar. Finalmente, la grabación se viraliza y la autora muere. Por eso, el disparador pasa a ser las redes sociales.

Leé también:  Lali, emocionada
Lali se preparó durante meses para este film.

Los padres (Leonardo Sbaraglia e Inés Estévez) harán lo imposible porque su hija no vaya a la cárcel (se estima una condena de 25 años). Con dirección de Gonzalo Tobal, al elenco lo completan Daniel Fanego, como el abogado de la protagonista; Gerardo Romano, como el fiscal; y el mexicano Gael García Bernal, como un periodista televisivo.

A diferencia de lo que muchos piensan, no se trata de un paralelismo del caso de Solange Grabenheimer, quien fue encontrada apuñalada y con signos de estrangulamiento, dentro del PH en el que residía con Lucila Frend, su compañera desde la escuela.

Su papá (Sbaraglia) hará lo imposible para que su hija no vaya a la cárcel.

“La película requirió tres meses de ensayos, reuniones, conversaciones frente a psicólogos y criminalistas, descubriendo infiernos sorprendentes. Me metí al barro. El mío es un personaje difícil: ni sus padres saben si es culpable o inocente de matar a su mejor amiga. Caminar sobre esa fina línea me volvió un poco loca”, contó Espósito, de 26 años, quien también reconoció que nunca antes había tenido que ahondar tan profundamente en un personaje, lo que le obligó a trabajar “para sacar otra cara de sí misma”.

Leé también:  “Caliente”, el nuevo video de Lali Espósito

Tobal quería analizar cómo los medios cubren las informaciones de crímenes y la “fascinación social” que despiertan estos hechos.