Por el hecho hay 12 exfuncionarios de la Ciudad de Buenos Aires y cinco directivos de la empresa procesados. "No podemos permitir que esto quede impune", dicen.
Varios familiares y cuarteles de bomberos no estuvieron presentes en el acto.

Los "Héroes de Barracas", los ocho bomberos y dos agentes de Defensa Civil que murieron en el incendio del depósito de Iron Mountain hace cinco años, fueron homenajeados este martes por familiares, amigos y compañeros, que renovaron su reclamo de justicia y recordaron que en la causa hay 12 exfuncionarios procesados, pero ningún detenido.

"Esto no fue una tragedia, fue un asesinato producto de la corrupción de ese momento que nos hizo perder diez servidores por papeles que ellos quisieron quemar", aseguró con bronca en sus ojos Jorge Campos, papá de Sebastián Campos, uno de los fallecidos del Cuartel de Bomberos Voluntarios de Vuelta de Rocha.

Los familiares desde los primeros días están convencidos que detrás del incendio se esconden delitos mayores. Porque se trata de una compañía multinacional, porque en el depósito de Barracas se guardaban documentos importantes y porque creen que “hay vínculos con el poder que traban la investigación”.

Leé también:  Banfield: se incendió un depósito

Liliana Barícola, hermana de Pedro Barícola rescatista de Defensa Civil, quien no asistió al acto por una decisión personal, apuntó contra el Gobierno por "cajonear" la causa y denunció: "La Justicia está muy mal, a nadie le interesa esta causa, sólo a nosotros y nosotros no estamos juntos".

A las 9.15, hora en la que cayó la pared sobre la calle Jovellanos en la esquina de Quinquela Martín, en el barrio porteño de Barracas, sonó una sirena, aunque esta vez no hubo como en años anteriores autobombas de los distintos cuarteles.

"Sabemos que ellos están bien, pero también sabemos que nosotros estamos mal, que estamos esperando justicia y que no llega", señaló el sacerdote Lorenzo de Vedia, párroco de la Parroquia Virgen de Caacupé en la villa 21-24 durante la misa celebrada en homenaje a los fallecidos.

Leé también:  Tres delincuentes detenidos y cinco Policías heridos tras una persecución

Durante el incendio murieron los bomberos Sebastián Campos, Facundo Ambrosi, Anahí Garnica, Leonardo Day, Eduardo Conesa, Damián Véliz, Matías Monticelli y Maximiliano Martínez; y dos agentes de Defensa Civil, José Méndez y Pedro Barícola.

La causa penal por el hecho fue caratulada como "estrago seguido de muerte" y en marzo del año pasado fueron procesados 12 ex funcionarios del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y cinco directivos vinculados a la empresa.

Poco después de los procesamientos, el juzgado en lo Criminal y Correccional 18, a cargo de Pablo Ormaechea determinó que las familias no podían formar parte de la querella por haber llegado a acuerdos económicos con la empresa, decisión que fue ratificada por la Sala V de la Cámara y ahora debe resolver el Tribunal de Casación.

Leé también:  Una mujer murió quemada en Ezeiza y detuvieron a un vecino

Esta situación es lo que hoy divide a los familiares. "Algunos hicieron un arreglo monetario y eso nos da bronca. Al hacer una arreglo con seguros o lo que hayas hecho te saca de la causa penal, no podemos actuar de ninguna forma", precisó Barícola, enojada.

Todavía no hay fecha de elevación a juicio oral y los familiares esperan la respuesta de la Cámara de Casación, que resolverá si él y otros familiares pueden o no formar parte de la querella. Eso implica, entre otras cosas, tener acceso al expediente y pedir las penas que creen que les corresponden a los responsables de la muerte de sus seres queridos.

"Ya tengo muchos homenajes y muchas medallas, ahora quiero Justicia", agregó Rolando Monticelli, papá de Juan Matías