Un cardiocirujano lomense, reconocido por ser parte del equipo del Garrahan

Gustavo Sivori forma parte del servicio de Trasplante Cardíaco del hospital, cuyo jefe fue declarado “personalidad destacada de las ciencias médicas” en la Legislatura porteña por los más de 54 trasplantes de corazón y 45 implantes realizados.

El cardiocirujano Gustavo Sivori trabaja hace más de 10 años en el Hospital Garrahan y gracias al trabajo que realiza en el servicio de Trasplante Cardíaco del centro pediátrico recibió junto a sus compañeros de equipo el reconocimiento de su jefe: Horacio Vogelfang, quien fue declarado por la Legislatura porteña “personalidad destacada de las ciencias médicas”. Sivori contó que fue una jornada “muy emotiva” donde estuvo presente el equipo que todos los días trabaja salvando vidas: “El equipo del servicio lleva realizados más de 60 trasplantes de corazón, 40 implantes de corazón artificial y alrededor de 800 trasplantes renales”, destacó.

Del acto que tuvo lugar en el salón dorado del palacio legislativo participaron alrededor de 300 personas que se emocionaron ante las palabras del jefe del Servicio de Trasplante Cardíaco del Garrahan: “Esta distinción es de todos ustedes”, aseguró el cirujano Vogelfang mirando a su equipo tras recibir el diploma que lo acredita como personalidad destacada y agregó que “los pacientes y sus familias son los que nos enseñan que hay que luchar y hay que seguir”.

Sivori trabaja junto a un equipo compuesto por 30 integrantes profesionales de la salud que hacen posible que el servicio sea uno de los más reconocidos en el país, ya que llegan personas de todas las provincias para realizar ese tipo de trasplantes. El médico local es vecino de Temperley, se formó en el Hospital Argerich, el Evita y además hizo un posgrado en cardiopatía congénita en la Universidad de Harvard.

Fue reconocido en la zona tras realizar un trasplante en simultáneo de corazón y pulmones en el Garrahan que enorgulleció a todo Lomas por el éxito de la intervención. “Lo que sucedió en la Legislatura fue emocionante porque el premio estaba destinado a nuestro jefe y justamente él fue quien resaltó nuestro trabajo en equipo. En una época donde es difícil encontrar a una persona al mando que reconoce a su equipo, la verdad es que no puedo dejar de sentir orgullo por mi jefe, el doctor Vogelfang”, señaló Sivori, quien estuvo acompañado por su familia el día de la distinción especial.

Respecto a su profesión, el lomense destacó que lo más gratificante es “cuando se ve que ese corazón late en otro cuerpo”. También resaltó la vocación que hay que tener para realizar este tipo de trabajo donde todo el tiempo está en juego la vida.

No Comments Yet

Comments are closed

Powered by themekiller.com watchanimeonline.co