Después de los rumores y de haber sido pescados infraganti en un restorán, Oriana Sabatini y Paulo Dybala chichonean en Instagram, donde se escrachan y se tiran palitos por doquier. “No se duerma” y “Pucherito” fueron las imágenes que publicó Dybala, confirmando que el romance data desde hace varias semanas, cuando el futbolista tenía el pelo oscuro.