Desde las 5.30 ambos servicios están paralizados en el marco de una nueva medida de fuerza que cumplen los “metrodelegados”. 

 

Los servicios de subterráneos de las líneas A y B hasta las 12 no funcionarán. Luego de dicho horario liberarán molinetes durante dos horas en las estaciones cabeceras Plaza de Mayo (línea A) y Juan Manuel de Rosas (línea B).

En tanto, el personal de limpieza, mantenimiento y talleres no cumple tareas desde la medianoche.

La nueva medida de fuerza fue decidida por la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (Agtsyp), en rechazo al acuerdo del aumento salarial de 15,2 % firmado entre el Ministerio de Trabajo porteño y la Unión Tranviarios Automotor (UTA) y “los más de 70 telegramas de suspensiones por parte de Metrovías”.

A las 11 la conducción del gremio ofrecerá una conferencia de prensa en la estación San Pedrito de la línea A para detallar “otras medidas de fuerza” que, en los próximos días y de manera similar, se aplicarán en las líneas C, D y E y el Premetro.

En tanto, la empresa Metrovías remarcó en un comunicado que “los telegramas de suspensión enviados a más de 70 empleados de la compañía se deben a la ocupación de instalaciones, apertura de puertas de emergencia y/o liberación de molinetes para facilitar la evasión, o directamente impedir la normal prestación del servicio”.

En ese marco, la concesionaria del subte advirtió que “esta situación no atenta contra el derecho a huelga, ya que las personas sancionadas son aquellas que han sido identificadas oportunamente como partícipes de acciones de carácter ilegal”.

Asimismo, ratificó que la paritaria se firmó el 12 de abril último y “está siendo abonada según lo acordado; fue rubricada por las partes intervinientes y ajustada a derecho y, por ello, no puede ser desconocida por ninguna de las asociaciones gremiales”.