Se quemaron los papeles

De golpe, el “no pasa nada, clasificamos igual” empezó a ser visto de reojo. Argentina no pudo contra Perú (y tampoco había podido con Venezuela, dos rivales accesibles en la previa) y complicó su presencia en el próximo Mundial de Rusia. Si pretende clasificar, deberá ganarle a Ecuador (ya eliminado) en la altura de Quito y esperar que lo favorezcan algunos resultados en otros estadios. De lo contrario, irá al Repechaje. Eso, en todo caso, sería lo de menos. El tema es: ¿podrá ganar? A esta altura, da la sensación de que se quemaron todos los papeles y en la última fecha tendrá que ser la suerte la que acompañe a esta Selección que, pese a no jugar mal, no concreta en el arco y sufre por los resultados. La Bombonera iba a hacer su aporte ante Perú pero no fue tan así. En lo estadístico, sumó el mismo punto que contra la Vinotinto en el Monumental pese a una sensación de mayor aliento o calor desde las tribunas. Además, la presión iba a hacer temblar a los peruanos, algo que no se notó en ningún momento. Darío Benedetto iba a sentirse más cómodo por jugar en “su casa”, el estadio donde todos los fines de semana marca de a uno o dos goles. No pasó. El nueve tuvo un partido flojo y falló cuando contó con oportunidades para marcar. Papu Gómez iba a aprovechar su oportunidad como titular. Lo hizo pero en la chance más clara eligió pegarle al arco antes que tocar atrás para Messi. El propio Lio iba a ser la figura del equipo ante esta situación límite y lo fue, pero sus remates dieron en el palo y sus asistencias terminaron en malas definiciones. Este equipo que, desde lo psicológico, no tolera más de 30 minutos sin hacer un gol, ahora va a tener que ir a jugar a 2.850 metros de altura, donde faltan el aire y la energía que se precisa es el doble o triple de lo normal. Deberá dar una muestra de carácter y apostar a la suerte del destino en el arco sin el Pipa Higuaín, uno de los goleadores más importantes del fútbol italiano que no fue convocado, y con Dybala, el top scorer del Calcio, sin consideración ocupando un lugar en el banco junto a Icardi. Claro está, también con la mochila de los números que hablan por sí mismos. Cuatro partidos sin marcar un gol (el del 1-1 en Venezuela fue en contra) y más de un año y medio sin ganar como visitante.

No Comments Yet

Comments are closed

Powered by themekiller.com watchanimeonline.co