En el último mes, cayeron los préstamos por la fuerte disparada del dólar, que provocan inflación y el incremento de las cuotas. El 80% de las solicitudes era para comprar propiedades.

Las cuotas se incrementaron por la inflación.

La devaluación que comenzó a fines de abril y que llevó al dólar a un promedio de $28 tuvo fuertes consecuencias en el mercado inmobiliario: hizo derrumbar un 42% los créditos privados en UVA durante junio según informó el Banco Central.

Según el comunicado de la entidad que dirige Luis Caputo el volumen operado en créditos al sector privado en UVA totalizó $7.600 millones, menos que en mayo, cuando se alcanzó a $13.082 millones, es decir, un 42% menos.

En ambos meses casi el 80% correspondió a créditos hipotecarios lo que explica la fuerte deceleración del mercado inmobiliario. Por ejemplo, en mayo, el 25% de las operaciones que se iban a realizar con crédito hipotecario fueron canceladas, según datos del Colegio Profesional Inmobiliario al tiempo que advierten que “apenas se realizan operaciones”.

Pero a este escenario complejo hay que sumarle los cambios para acceder a un crédito hipotecario UVA. Por ejemplo para recibir $1 millón a 30 años se debe ganar al menos $25.284, lo que representa un incremento de $6 mil con respecto a un año atrás.

Las UVA representan la milésima parte del costo de un metro cuadrado de construcción y su valor se actualiza cada día de acuerdo a la inflación. Por lo tanto, quien ya sacó un crédito vio incrementada significativamente la cuota.

El presidente de la Cámara Inmobiliaria, Alejandro Bennazar, advirtió esta mañana que la caída en la compraventa de inmuebles a partir de los créditos hipotecarios es de “un 80% o más”. En diálogo con FM La Patriada, Bennazar remarcó: “Veníamos con un crecimiento bastante interesante, 2018 iba a ser récord en ventas y ahora nos conformamos con volver a niveles de 2016”. Por último, concluyó: “Si el Estado no interviene, esta caída en las ventas no se resuelve”.