Así luce la avenida a la altura de la bajada del Puente Pueyrredón.

La avenida Hipólito Yrigoyen muestra una nueva identidad urbana en Avellaneda. A la altura del Puente Pueyrredón, los vecinos que van y vienen de la Ciudad de Buenos Aires se encuentran con más verde, un cantero divisor en hormigón, nuevas veredas y refugios de colectivos.

El paisaje es bien distinto al que exhibía la zona apenas algunos meses atrás. Con una inversión de casi $14 millones, el Municipio recuperó el trayecto comprendido entre las calles Podestá y Mariano Ferreyra, y colocó nueva señalética.

El proyecto incluyó el mejoramiento integral de la avenida, la pintura de los carriles y las señales de stop y la readecuación de todos los espacios públicos de los alrededores.

Leé también:  La línea 98 lanzará un nuevo ramal que unirá Once con Wilde

El cantero divisor central en hormigón cuenta con pasto y plantines, con un formato similar al que desde hace tiempo adorna la avenida 9 de Julio en el centro porteño, a lo largo del recorrido del Metrobus.

Las tareas abarcaron la reconstrucción de veredas, que estaban deterioradas, la colocación de equipamiento urbano y la repotenciación de la iluminación vial y peatonal.