Tras el crimen, un hombre incendió la casa para intentar borras pruebas, se fugó y horas más tarde fue hallado sin vida.

Las víctimas fueron identificadas por la Policía.

Dos mujeres y un niño fueron asesinados en la ciudad mendocina de Guaymallén por un hombre que luego incendió la casa para intentar borrar pruebas, se fugó y horas más tarde fue hallado sin vida en otra vivienda.

Las víctimas fueron identificadas por la Policía como Lautaro Valentino (6 años), Mónica Outeda (51) y Mayra Bueno (25). Los efectivos encontraron al sospechoso -quien habría sido pareja de Bueno- ahorcado y con signos vitales mínimos en la casa de un familiar. Lo trasladaron de urgencia al Hospital Central, donde los médicos no pudieron hacer nada para salvarle la vida.

Los vecinos de la casa ubicada en el barrio Escorihuela alertaron sobre las llamas que tomaron el 40% de la edificación, por lo que llegaron al lugar los Bomberos y la Policía. Una vez que lograron controlar el incendio, sacaron los cuerpos, que presentaban golpes y muchas lesiones.