El intendente cortó las cintas después de 14 meses de obra y tras varios años cerrado y abandonado. “Cuando hay hombres y mujeres que trabajan de manera mancomunada, todo se puede lograr”, sostuvo Insaurralde, feliz por el logro.

Lomas dio otro paso hacia adelante en materia de salud e infraestructura. Tras 14 meses de trabajo quedó inaugurado formalmente el Hospital de Llavallol, un espacio que surgió como demanda de un pequeño grupo de vecinos y que ya es una realidad. El Intendente, Martín Insaurralde, participó de la apertura del lugar y remarcó: “Uno habla del poder político, de las instituciones, de si funcionan o no. La realidad es que cuando hay hombres y mujeres de bien que trabajan de manera mancomunada, todo se puede lograr”.

“Es un día muy especial para todos y yo nunca en mi vida me lo voy a olvidar”, afirmó Martín.

En el acto de inauguración, el Intendente hizo foco en cómo se llegó a esta puesta en valor de un espacio que estaba abandonado y en quiebra.

“Había cuatro vecinos peleando por un hospital vecinal y nadie les prestaba atención. Después se juntaron más, golpearon puertas y se encontraron con un Municipio que escuchó su demanda. Hoy se les cumplió el sueño a ellos y también a mí”, indicó Insaurralde, al tiempo que resaltó la celeridad con que reabrió sus puertas: “Concretamos rápidamente este sueño porque habíamos guardado recursos, porque estamos económica y financieramente bien. Es un día muy especial para todos y yo nunca en mi vida lo voy a olvidar”.

El edificio de Doyhenard 296 tiene una planta baja en la que funcionará una guardia clínica y traumatológica, consultorios externos, un hall para 80 personas, sala de rayos, shock room, 107 (Emergencias), sala de diagnóstico por imagen digital, área para Infecciones Respiratorias Agudas Bajas (IRAB) y un sistema informático que les indicará a los pacientes el consultorio en el que se atenderán.

Además, el subsuelo contará con farmacia, laboratorio, morgue, sala de máquinas, cocina y un sector de mantenimiento. Desde el Municipio informaron que se contrató a un plantel compuesto por médicos, enfermeros, técnicos de laboratorio, especialistas en rayos, tomógrafos y personal de limpieza, entre otros.

El lugar lleva el nombre de un profesional de la salud lomense.

El Hospital lleva el nombre de Dr. Norberto Raúl Piacentini, un profesional que trabajó durante 38 años en centros de salud de distintos barrios. Fue elegido por los miles de vecinos que participaron de una votación en las redes sociales.

Mientras, se siguen realizando obras que forman parte de la segunda etapa del proyecto y comprenden la construcción de un quirófano, sala de terapia intensiva y de partos en el segundo piso.

“Me siento muy emocionado porque estas son deudas saldadas del Estado. Este lugar es un derecho que hay que celebrar porque lo logramos entre los vecinos”, concluyó Martín quien estuvo acompañado por funcionarios de distintas áreas, entre ellos el secretario de Salud, Mariano Ortega Soler; el jefe de Gabinete, Guillermo Viñuales, y el diputado provincial Federico Otermín.

LA EMOCIÓN DE LOS VECINOS. “Después de haber visto tan arruinado este lugar y tras más de dos años de lucha, ésta es una alegría inmensa para todos nosotros y para todos los vecinos”, expresó Stella Maris Castañeda, vecina e impulsora de la recuperación del Hospital. “Estoy muy orgullosa de pertenecer a este grupo de vecinos porque compartimos cosas tristes, peleamos mucho, fue día a día, minuto a minuto, sin descanso y hoy vemos el sueño realizado”, agregó.