Este lomense, por pedido del odontólogo Enrique Febbraro, escribió 100 cartas a máquina para enviar a todo el mundo con el fin de crear la celebración que se festeja en 120 países. 

Marchesini, con 91 años, tiene recuerdos intactos de su amigo.

Ya se sabe que el Día del Amigo se celebra cada 20 de julio por iniciativa de un odontólogo de Lomas, inspirado por la llegada del hombre a la Luna, en 1969, fecha que quedó en la conciencia colectiva como un logro de todo el mundo. Pero pocos saben que quien ayudó a Enrique Ernesto Febbraro a impulsar esa idea y escribir 100 cartas a distintas partes del mundo fue otro vecino de Lomas, Rubén Marchesini, quien se encargó de escribir los textos a máquina y sin carbónico, uno por uno.
Marchesini conoció a Febbraro en el ámbito de su profesión. Se acercó al consultorio porque a su hijo le dolía un diente. “Mi chico tenía 5 años. Lo sentó en la silla, le dio un tambor y juntos -profesional y paciente- empezaron a tocar. Me agarró un espanto porque dije ‘este tipo está loco’. Terminaron de tocar al minuto, dio vuelta la cabeza, me miró y me dijo ‘psicología pura’. Así fue cómo mi chico abrió la boca, se dejó poner el torno, que en ese momento hacía tanto ruido que espantaba a todos en la sala de espera, y terminó lo más bien porque lo sedujo y lo sedó con la música”, recuerda el lomense de 91 años.

Si bien estos dos entusiastas esperaban cierta repercusión, la dimensión que tomó este festejo los sobrepasó: hoy esta fecha se celebra en más de 120 países.

Así fue cómo empezó una gran amistad y fundaron juntos cinco sedes del Club de Leones, la asociación de ayuda más grande de socios en el mundo.
Por medio de los clubes es que al odontólogo, que vivía sobre Sixto Fernández, en pleno Lomas, se le ocurre en 1969 difundir la idea de crear el Día del Amigo a nivel mundial. “El día que me cuenta que quería hacer eso se le rompe la máquina de escribir, entonces yo le ofrecí una Olivetti mía. Me dijo si podía escribir yo las cartas porque él estaba con poco tiempo por su consultorio. Entonces me llevé la máquina y cinco carbónicos, pero no los usé porque él quería que la cartas fueran todas originales”, cuenta.
Marchesini, que primero fue bancario, después martillero y en simultáneo actor, estuvo casi dos días escribiendo un centenar de cartas a todos los Clubes de Leones del mundo y a embajadas dando a conocer la idea de que con el alunizaje, crear el Día del Amigo en todo el mundo.
“Viví el alunizaje del módulo como un gesto de amistad de la humanidad hacia el universo y al mismo tiempo me dije que un pueblo de amigos sería una nación imbatible. ¡Ya está, el 20 de julio es el día elegido!”, les explicó a sus destinatarios en ese texto.
Si bien estos dos entusiastas esperaban cierta repercusión, la dimensión que tomó este festejo los sobrepasó: hoy esta fecha se celebra en más de 120 países.
Febbraro murió a los 88 años, el 4 de noviembre de 2008, pero dejó un legado que es la celebración cada 20 de julio, la excusa perfecta para juntarse con los amigos.

 

 

1 COMENTARIO

  1. Estupenda evocación.Yo conocí y trate mucho a Febbraro y soy amigo de Rubén Marchesuni. Esta crónica hace a la historia de nuestra Patria chica universalidad por el 20 de Julio por el día del amigo. CPP

COMENTARIOS

Please enter your comment!
Please enter your name here