Los chicos del Industrial de Temperley marcaron el ritmo del Desafío Eco

La Técnica N°5 “2 de Abril” ganó casi de punta a punta la competencia de autos eléctricos fabricados por alumnos, que se desarrolla cada año junto a escuelas de todo el país. Les sacaron una vuelta de distancia al 90% de los rivales.

La Escuela Técnica N°5 “2 de Abril” de Temperley es, desde hace unos años, una de las líderes en competencias de automóviles eléctricos a lo largo y ancho del país. En el marco del Desafío Eco, los alumnos volvieron a demostrar sus habilidades y ganaron la carrera anual que se disputó en el Autódromo Oscar y Juan Gálvez de la Ciudad de Buenos Aires.
El equipo lomense tuvo una performance de alto vuelo. Clasificaron quintos para la largada, obtuvieron rápidamente el tercer lugar y hacia la sexta vuelta tomaron la punta. Hasta que terminó la carrera (cerca de una hora y media), no la soltaron. Fue un triunfo casi de punta a punta. “Del tercero para abajo, le sacamos una vuelta a todos y al segundo le hicimos una diferencia de un kilómetro y medio dentro de un circuito que tiene 2.200 metros. Fue un nivel impresionante el que mostraron los chicos”, resaltó Héctor De Luca, director de la escuela.
El certamen cuenta con puntajes por el diseño del vehículo, por la estructura de la carrocería y hasta por el apoyo de la gente a las más de 50 escuelas de todo el país (y una de Uruguay) que participan.
Lo cierto es que se trata de una carrera y, en las pistas, nadie fue mejor que el Industrial de Temperley. “Lo único que interesa de verdad es ganar la carrera. Ahí se demuestra cuál es el grupo más inteligente, el más veloz y el más estratega. Por otra parte, nuestro auto es súper aerodinámico, recibió la felicitación de los diseñadores”, agregó el titular de la entidad.
“Cada año aspiramos a estar entre los primeros diez y siempre lo logramos, pero esta vez dimos un salto de calidad. Los dos pilotos estaban afilados, trabajando muy bien. Todo el diseño ayudó, la suspensión y el enclavamiento del motor que fue hecho en la escuela. Fue realmente grandioso y el resultado lo vimos en la pista”, contó.
Incluso, el grupo pudo lograr el triunfo en un panorama que no era el mejor. A dos días de la carrera, hicieron una prueba en el velódromo de Lomas y tuvieron que cambiar a último momento la distribución de pesos en las ruedas delanteras y corregir algunos detalles de la alineación. Con una sola prueba, salieron a la pista y fueron los mejores.

UN CLÁSICO DE LA ESCUELA. El proyecto es encabezado cada año por los alumnos de quinto de la especialidad automotores coordinados por Pedro Caputo, Mauro Aige y Cristian Domínguez (encargados del diseño, la carrocería y el trabajo diario con los chicos), además de Leandro Stefanelli (suspensión) y Enrique Steaven (conducción).
“Apoyamos estos proyectos que a los chicos les permite trabajar y notamos un compromiso enorme. Después del triunfo no parábamos de llorar, fue una emoción muy grande. Cuesta mucho llegar a generar esto, este trabajo conjunto solamente se puede ver cuando en una escuela se trabaja en equipo, eso buscamos. Los chicos te exigen, te hacen caminar el proyecto y después pasan estas cosas”, resaltó De Luca. ■

No Comments Yet

Comments are closed

Powered by themekiller.com watchanimeonline.co