El Municipio arrancó una nueva etapa de obras en la Delegación de Budge, donde se están construyendo las redes domiciliarias. Y en Fiorito, las acciones se están llevando a cabo en varios frentes para generar mejoras integrales.

En Budge, la tunelera avanza por debajo de la tierra.

Las obras para extender el servicio de cloacas a miles de vecinos avanzan en distintos barrios. El Municipio de Lomas arrancó una nueva etapa de trabajos en Budge y continúa con las acciones en Fiorito.

“Es una obra histórica que beneficiará a barrios que estuvieron postergados y esperaron las cloacas durante décadas. Nuestro objetivo es profundizar la inclusión de los vecinos, por eso planificamos proyectos para mejorar la infraestructura de la ciudad”, señaló el intendente, Martín Insaurralde, sobre la iniciativa que se lleva adelante junto a la empresa AySA.

Las cuadrillas comenzaron la construcción de las redes domiciliarias en Budge, dentro de un radio que va desde Recondo hasta Canadá por Colectora; Recondo a Quesada por Cosquín; Campoamor, desde Recondo hasta Ayolas; Recondo, desde Cosquín a Colectora; y Quesada, de Cosquín a Colectora.

En paralelo, se están instalando las cañerías de una red secundaria dentro de la zona delimitada por las calles Cosquín, Claudio de Alas, Canadá y el Camino de la Ribera, en más de 40 manzanas.

En Budge, se están instalando las cañerías de una red secundaria dentro de la zona delimitada por más de 40 manzanas.

Las tareas se están llevando a cabo sobre Ayolas con una tunelera que avanza por debajo de la tierra. Cada 250 metros hay un pozo de inicio y llegada, por lo que la máquina fluye de modo subterráneo sin molestar a los vecinos.

FIORITO. En el marco de un programa integral, las acciones en Fiorito tienen lugar en varios frentes. La instalación de las redes se está desarrollando, por un lado, en Darwin y Quesada; y también en la calle Azamor, entre Mario Bravo y Filardi.

“Hicimos una reunión con Acumar para informarles a unos 200 vecinos de tres barrios (Villa Urbana, Roberto Arlt y Villa Marconi) que ya se pueden conectar a las cloacas dentro de un radio de 20 manzanas comprendido por Mario Bravo, Camino Negro, Recondo y Pío Baroja”, expresó el delegado Leonardo Leandro, quien luego informó que “falta poco para terminar los colectores que serán el eje de toda la red cloacal”.

“Es una obra histórica que beneficiará a barrios que estuvieron postergados y esperaron las cloacas durante décadas. Nuestro objetivo es profundizar la inclusión de los vecinos, por eso planificamos proyectos para mejorar la infraestructura de la ciudad”, dijo Insaurralde.

El primer conducto, de 2.500 metros lineales de extensión por 1.500 milímetros de diámetro, recorrió toda la Delegación desde la calle Núñez de Arce a Figueredo, para llegar hasta la entrada de la Planta de Tratamiento con el propósito de generar la extensión que permitirá descargar los efluentes en las piletas.

Unos 200 vecinos de Fiorito ya podrán conectarse al sistema.

Asimismo, se está construyendo otro colector de 2.400 metros que atravesará Camino Negro para conectar Fiorito con Budge. Esta obra se inició sobre Necol y Mario Bravo, y continuará por Cosquín hasta Ayolas y finalizar en Espronceda. Ambos conductos llevarán los efluentes a través de las redes secundarias que se instalarán en cada barrio.

Por otro lado, en el Campo Unamuno se están desplegando trabajos de infraestructura para beneficiar a miles de familias con mejoras que incluyen asfaltos, cloacas y desagües, gas, electricidad, la construcción de veredas y la puesta en valor de espacios verdes.

La iniciativa tiene lugar en la zona comprendida por los barrios 1º de Octubre, 2 de Mayo, 3 de Enero, Libertad, Diego Armando Maradona, Soledad, 24 Viviendas y Libre Amanecer. Una vez finalizadas, el Campo Unamuno va a contar con todos los servicios.