Los trabajadores del Municipio participaron de un curso sobre poda y despeje lumínico en el que repasaron las técnicas para garantizar un correcto mantenimiento y cuidado de los árboles. Las tareas se llevan a cabo en los distintos barrios.

Para garantizar un correcto mantenimiento del arbolado público y no dañar el medio ambiente, el Municipio de Lomas realizó una capacitación dirigida a sus trabajadores. Esta vez, a través de un curso sobre poda y despeje lumínico, en la Escuela de Arboricultura, Jardinería y Ecología Aplicada (Emajea).

Incorporaron conceptos teóricos en las aulas de la Escuela de Arboricultura.

“Seguimos capacitando a nuestro personal para que cuenten con todas las herramientas necesarias y puedan desarrollar su trabajo en las mejores condiciones. Con las acciones de poda y despeje generamos espacios luminosos que favorecen la circulación de los ciudadanos, y brindan más seguridad en las calles”, señaló el intendente Martín Insaurralde.
De la jornada en el predio ubicado en Frías 1475 participaron decenas de operarios que se encargan de las tareas en los distintos barrios, quienes repasaron las técnicas para desarrollar una poda racional y las herramientas que hacen a la seguridad como la utilización del casco, arnés, guantes, calzado, antiparras y protectores auditivos. Tras la parte teórica en una de las aulas de la escuela, las cuestiones prácticas se repasaron en el exterior.
“Hicimos una recorrida para mostrarles a los agentes cómo son los cortes de los árboles y ellos nos contaron las experiencias en su trabajo diario con el propósito de generar soluciones. Si se realiza una poda correcta con buenas motosierras, el árbol va cicatrizando la herida”, expresó la regente de Emajea, Florencia Silva, quien estuvo a cargo de la capacitación y destacó la importancia “de trabajar en equipo ya que todos tienen que saber cómo podar, desde el que está en el hidroelevador hasta el operario de piso, que debe guiar a su compañero porque desde arriba a veces se pierde perspectiva”.
El cambio climático, las variaciones de temperatura y el aumento de las lluvias, entre otras cuestiones, generaron un cambio de conducta de los árboles y contribuyeron a la proliferación de enfermedades, plagas y deterioro de las especies. Los especialistas indicaron que esto provoca riesgos en la salud de las personas y daños de bienes materiales.

Leé también:  Nuevos límites edilicios para proteger la identidad barrial en Lomas
Los trabajadores compartieron experiencias.

Ya desde el otoño comienza la época donde varias especies leñosas deben ser podadas para mejorar su estética, aumentar su sanidad y corregir su formación con el propósito de despejar tanto el alumbrado público como el cableado eléctrico. “Es un trabajo importante que permite darle una vida más larga al árbol. A medida que se siga avanzando, cada vez van a podar menos”, remarcó Silva.

 

“La capacitación nos sirvió un montón y nos dio herramientas para seguir mejorando las tareas en los barrios. En los despejes, se saca la parte baja de las ramas y dejamos las copas para que haya más iluminación en las veredas”, indicó el subsecretario de Servicios Urbanos, Christian Caradente.
Actualmente, los trabajos de despeje lumínico se están llevando a cabo en un radio de 18 manzanas comprendido por las calles Zuviria, Ituzaingó, Cerrito y Almirante Brown pertenecientes al barrio Villa Galicia, de Temperley Este. También hubo acciones sobre la calle Pueyrredón, en Banfield Este, donde luego instalarán nuevas luminarias LED con el propósito de mejorar la visibilidad en horario nocturno.

Leé también:  Dictan talleres para prevenir la violencia de género