En vóley masculino, el equipo superior realizó una gran performance en la fase clasificatoria, con 12 triunfos y tres caídas, y ahora peleará por el ascenso a la élite de los torneos metropolitanos. 

El plantel quiere hacer historia en el club.

En su regreso a la Primera División, Defensores de Banfield se había puesto como objetivo mantener la categoría, pero los resultados se dieron desde un comienzo y superó con creces esa meta inicial. Y de qué manera. Terminó tercero en la fase clasificatoria, a sólo un punto del líder UNTREF, y se clasificó a la zona Campeonato, donde peleará por un ascensos a la División de Honor, máxima categoría de la Federación Metropolitana de Voleibol.

Los resultados fueron positivos para el equipo banfileño, que se había preparado para conservar su lugar en la divisional y los triunfos, las buenas producciones, lo hicieron ilusionarse con un hecho histórico para el club: jugar por primera vez en la élite del vóley metropolitano. La vez que más cerca estuvo fue en 2015, cuando llegó a las semifinales y perdió con Ciudad.

Defensores, que este año ascendió a Primera, superó sus expectativas y fue uno de los mejores del torneo. Ahora, sueño con su primer ascenso a la División de Honor.

“Fue algo sorpresivo encontrarnos en este lugar porque no pensábamos que se podía dar tan rápido, más allá de que tenemos una calidad muy buena. El objetivo era mantener la categoría, acomodarnos y encontrar una regularidad. Los resultados, por suerte, nos acompañaron y ahora vamos por todo. Tenemos un gran equipo”, remarcó el coordinador Gonzalo Vega.

Y la ilusión de Vega se refleja en lo que fue la producción del equipo. Y es que salvo las derrotas de las primeras dos fechas, el equipo tuvo un andar arrollador: ganó 12 partidos y sólo perdió con GEBA, que le cortó un invicto de 8 triunfos.

En la zona Campeonato, que arrancará oficialmente el miércoles, enfrentará a UNTREF, Ciudad, Banfield, 77FC, GBEL, GEBA y Tortuguitas. Y hay un dato alentador: salvo a GEBA, a los demás le ganó. Sin embargo, Vega lo toma con “cautela” y agregó: “Todos los resultados fueron apretados y hay una gran paridad con los demás rivales, pero sí estamos ilusionados”.

Los refuerzos que le dieron un salto de calidad al Defe.

La ilusión del Defe, que ya están dentro de los mejores, se sustenta en el equipo que se conformo bajo la conducción técnica de Ricardo Bollonine, y con llegada de dos refuerzos valiosos como Tomás Gallo y Tomas Di Leo, más una base de la temporada pasada. Y a eso se le suma que arrancará tercero la fase final ya que, gracias a que se computan la mitad de los puntos de la primera fase, tendrá una ventaja importante con varios equipos.

Y todo esto que vive la familia del vóley masculino, que está en búsqueda de un sueño histórico para el club, toma más valor porque la actividad apenas suma seis años de vida. Un gran logro para el Defensores. Y eso es para valorar.