La Policía Federal frustró el secuestro del padre de la vicepresidenta en la ciudad de Laprida. La funcionaria descarta que el hecho se haya debido a su importancia política. El hecho ocurrió hace unos diez días, pero recién fue comunicado por la funcionaria.

Ocurrió en la localidad de Laprida, donde la vicepresidenta pasó su infancia.

Hace unos días, personal de la Policía Federal advirtió, a través de conversaciones interceptadas, el intento de secuestro del padre de la vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti. Según dio a conocer la funcionaria, se trata “dos o tres personas” que podrían ser de la misma ciudad en que pasó su infancia. La casa se encuentra con custodia.

Leé también:  Cayó el acusado de secuestrar a la hija del dueño de Ossira

“Hubo gente planificando la posibilidad secuestrar a papá. Es real. Están cuidados, pero con la inseguridad que genera esto que podría haber pasado. Está todo en investigación”, dijo Michetti al respecto.

La pista central fue una conversación escuchada por un remisero de la localidad, que al entrar en un lavadero escuchó que una persona buscaba una casa para alquilar para “tener unos días al viejo de Michetti”, pista que es sospechada por los investigadores.

Por su parte, la vicepresidenta aseguró que el intento de secuestro esté relacionado con su posición política argumentando que el hecho de que algunos de los sospechosos sean de Laprida le “da la impresión de que no tiene que ver con la política”, sino que eligieron a su padre “como a cualquier otro”.

Leé también:  Secuestro y extorsión a una jubilada en Adrogué

Todavía están intentando identificar a las personas que habrían organizado el frustrado hecho delictivo. “Apareció la Brigada Antisecuestro, empezaron a investigar el tema y están investigándolo, van a seguir durante un tiempo”, fue el último detalle aportado por Michetti.