El zaguero Paolo Goltz, de 32 años, se convirtió en el primer refuerzo oficial de Boca de cara a la próxima temporada.

Proveniente del América de México, el jugador iniciado en Huracán en 2002, pasó con éxito la revisión médica realizada en el Hospital de Clínicas José de San Martín y por la tarde firmó en las instalaciones del club el contrato por tres años.

Viejo deseo de Guillermo Barros Schelotto, el técnico de Boca está más que conforme con la llegada de uno de sus jugadores preferidos y con el que fue campeón de la Copa Sudamericana 2013 en Lanús.

El DT ya había hablado con Paolo Goltz antes del inicio de la temporada para sumarlo al plantel, pero por diferentes motivos no pudo salir del América, algo que sí logró en esta oportunidad. Con el equipo mexicano, ganó el Torneo Apertura 2014 y dos Liga de Campeones CONCACAF (2015 y 2016).

Su buena actuación en Lanús le valió integrar el Equipo Ideal de América en 2013. Goltz es considerado titular para el Mellizo, en un puesto que tuvo que ir cambiando con el correr de las fechas, debido al flojo desempeño de Santiago Vergini y la probable vuelta de Fernando Tobio a Palmeiras.

En otro orden, en las próximas horas el Xeneize podría cerrar un nuevo refuerzo. Se trata del delantero Cristian Espinoza (22 años), del Villarreal de España, y que como Goltz, se inició en Huracán.

La única traba es la duración del préstamo: Boca quiere 18 meses y Villarreal un año. El Submarino Amarillo lo cedió a préstamo a Valladolid y en la última temporada lo hizo en el Deportivo Alavés.