Colocaron dispositivos en distintas esquinas para evitar que los autos circulen rápido. Los trabajos se hicieron a partir de reclamos vecinales.

Los reclamos de los vecinos para mejorar la seguridad en las calles se hicieron escuchar: el Municipio de Ezeiza avanza con la colocación de reductores de velocidad en las esquinas para evitar que los vehículos circulen rápido y prevenir que se produzcan accidentes en puntos críticos de la ciudad.

En las últimas semanas, las cuadrillas trabajaron en unos 20 cruces del Partido, en distintas zonas como Barrio Uno, Barrio Guillermina y Ezeiza Norte. Una de ellas fue en Rivadavia y Córdoba, donde se encuentra la Base de Salud Nº16 y el Jardín de Infantes Nº975.

Se trata de dispositivos de “punto pret” que se colocan directamente sobre la calzada y en apenas pocos minutos. Tienen una gran durabilidad y son resistentes al paso de autos y vehículos de gran porte.

Según informaron desde la Comuna, ya se colocaron reductores de velocidad en Pasteur y Castelli; Berutti y 25 de Mayo; French y la colectora de la Autopista Ezeiza-Cañuelas; Pasteur y Castelli; Florida y Lavalle; Uruguay; Provincias Unidas y Pueyrredón. Verónica Zeballo, vecina de Barrio Uno, celebró la instalación de los dispositivos.

“Los necesitábamos porque acá los coches se suben a la vereda y resulta un peligro”, indicó. Las instalaciones de reductores de velocidad continuarán durante los próximos días en distintos barrios, según confirmaron desde el Ejecutivo.