Los fallecidos son de España en donde se registraron hasta 46° al igual que en Italia, Francia, Suiza, Holanda, Austria y Portugal.

La ola de calor llega a países de toda la región oeste de Europa.

La ola de calor que afecta a Europa desde hace algunos días sigue alcanzando picos de hasta 46° y en los últimos cinco días provocó la muerte de tres personas en España, uno de los países más afectados junto a otros seis de la región.

Un hombre de mediana edad indocumentado fue hallado inconsciente en una calle de Barcelona y murió de insolación en un hospital de la ciudad, indicó el jueves el sistema de emergencias médicas catalán en un comunicado.
Las otras dos víctimas fueron un obrero nigeriano de unos cuarenta años, que trabajaba el martes en la construcción de una autopista cerca de Murcia, y un jubilado de 78 años, que cuidaba su huerta en la misma ciudad y murió en el hospital el jueves.

Leé también:  Piden la elevación a juicio para un joven por el crimen de una mujer en Fiorito

Según Paula Leitao, del Instituto Portugués para Mares y Atmósfera (IPMA), la ola de calor alcanzará máximos este sábado. En la ciudad de Setubal, cerca de Lisboa, se esperan temperaturas de hasta 46 ºC durante el día.

En Viena y Zurich les colocan botas en las patas a los perros policía.

El día anterior, 16 estaciones meteorológicas de Portugal registraron temperaturas récord, como en Alcacer do Sal, cerca de Setubal, donde se alcanzaron los 45,9 ºC.

Las altas temperaturas tienen registros similares en distintas ciudades de Francia, Suiza, Holanda y Austria.

Las consecuencias en cuanto a perdidas materiales también son bastantes. En Holanda, las autoridades cerraron algunos tramos de las autopistas, donde el calor llegó a derretir el asfalto y comenzaron un trabajo de poda porque las ramas de los árboles pueden quebrarse y generar destrozos por el excesivo calor.

Leé también:  Un hecho que se hace costumbre: el campeón otra vez será de Europa

En Francia, además, cuatro reactores nucleares fueron cerrados porque el agua que viene de los ríos no llega con la temperatura precisa para enfriar las centrales. En tanto, en Viena y Zurich, les colocaron botas a los perros para que no se quemen las patas con el asfalto.

Según un informe de la asociación ecologista Legambiente publicado esta semana, en Lazio (la región de Roma) las olas de calor causaron 7.700 muertes desde el 2000.