Williams Riveros reconoció como un “golpe duro” el que sufrió el equipo en la derrota con Unión, pero aún mantiene la esperanza. “Mientras haya posibilidades, seguiremos luchando”, remarcó.

Riveros todavía mantiene la ilusión de lograr la salvación

Temperley sufrió un duro golpe en Santa Fe. No sólo por la derrota que le propinó Unión al vencerlo por 3-0 en el estadio 15 de Abril, sino también porque su estadía en Primera parece cada vez más complicada. Y eso, de a poco, comienza a pegar fuerte en el plantel.

A pesar de esta realidad con la que convive a diario el Gasolero, el defensor Williams Riveros destacó la unión del grupo y dejó en claro que darán pelea hasta que los números les den. “El grupo está golpeado, es verdad, pero también está más unido que nunca. Mientras las posibilidades existan, seguiremos peleando por el objetivo”, remarcó el zaguero paraguayo.

Leé también:  “Todavía no encontramos el mejor nivel”

En Santa Fe, Temperley recibió dos golpes de nocaut en los primeros 15 minutos y de ahí en más no pudo recomponerse, algo de lo que se aprovechó el local para no tener sobresaltos y volver a la victoria tras cinco partidos sin poder festejar.

Al respecto, Riveros lamentó que el equipo entró “dormido” y no ocultó su bronca. “El técnico nos dijo una cosa y se hizo otra. Y eso se pagó muy caro”, se quejó, con cierto malestar, tras el 0-3 en el estadio 15 de Abril.

Dentro de ese panorama, el 1-0 convertido por Soldano, en la que captura un centro desde la izquierda y cabecea al gol ganándole en el salto a Nani, complicó el plan que había ideado Esmerado en la semana. Y el segundo, a los 14, también anotado por el goleador tatengue, comenzó a sentenciar la historia, más allá de que aún faltaban mucho minutos de juego.

Leé también:  Boca no le encontró la vuelta

“Es un golpe muy duro cuando el rival hace los goles en pocos minutos. Es algo que debemos cambiar y empezar a levantar cabeza”, señaló el paraguayo, con algo de bronca por la cuarta derrota del equipo en el año.

A ocho partidos (24 puntos en juego) para la finalización del torneo, Temperley no la tiene fácil. Debe descontarle 14 a Vélez y Tigre y la tarea no es sencilla. Y si bien los números todavía le dan, conseguirlo parece cada vez más complicado.