Según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), el ítem “Estadística de Turismo Internacional” está en rojo: es que hasta noviembre del año pasado, salieron del país unos 4,2 millones de argentinos, al tiempo que sólo ingresaron 2,3 millones de turistas. En efecto, perdió unos U$S10 millones, es decir un 26% menos en comparación al mismo período de 2016. Los balances del 2017 que comenzaron a difundirse desde el Indec brindaron números alarmantes. Es que la “Estadística de Turismo Internacional” dejó en evidencia la creciente elección de los argentinos por destinos extranjeros y la baja cantidad de turistas que eligen el país para sus vacaciones. Los elevados costos y la inestable previsibilidad económica que en el mundo proyecta el país son algunas de las causas que explican la merma en la cantidad de visitantes. ■