La vicepresidenta pretendía hacer pasar el proyecto por cuatro comisiones.

La maniobra dilatoria de la vicepresidenta, Gabriela Michetti, para demorar el tratamiento el proyecto de legalización del aborto parecería haber fracasado. La iniciativa sería debatida en “un mes y medio” y sin “dilaciones” en el Senado, según lo aseguraron fuentes parlamentarias.

La estrategia de Michetti entró en un callejón sin salida luego de que los bloques de la oposición y organizaciones de Derechos Humanos expresaran su rechazo a que el expediente que cuenta con media sanción de Diputados sea girado a cuatro comisiones para su debate.

En la reunión de los jefes de bancada del martes todo parecería indicar que los legisladores acordarán darle un tratamiento sin obstáculos en el recinto a principios de agosto.