Las autoridades del Gobierno de Brown se comprometieron a conformar una mesa de diálogo y ayudar con alimentos a las 130 familias afectadas.

Los trabajadores de la metalúrgica Stöckl mantuvieron un encuentro con las autoridades del Municipio de Almirante Brown que se comprometieron a acompañarlos en su reclamo y ayudar a las 130 familias, mientras se resuelve el conflicto con la empresa de Burzaco.

Después de agotar varias instancias en el Ministerio de Trabajo de la Provincia, la comisión interna de la fábrica buscó abrir una vía de diálogo con los funcionarios ante la falta de respuestas de los dueños de la compañía. “Fue un encuentro positivo”, consideró Juan Rocha, uno de los delegados.

En la reunión se acordó avanzar en tratativas para la conformación de una mesa de diálogo con las partes involucradas (el Ministerio de Producción, la Unión Industrial de Almirante Brown, la CGT regional y la UOM) y el Gobierno local anunció que les brindará ayuda alimentaria a los empleados.

El conflicto data desde mayo, cuando los trabajadores habían realizado una protesta para reclamar por “despidos arbitrarios”. Lejos de solucionarse, la situación recrudeció, hubo nuevos despidos y la comisión interna ahora denuncia “la intención de vaciamiento de la patronal”.