El líder independentista catalán Carles Puigdemont, podría regresar a España en las próximas horas para ser investido presidente de Cataluña, pese a la orden de detención que pesa en su contra en el territorio español, dijo hoy su abogado.



A menos de 24 horas de la sesión de investidura, el letrado Jaume Alonso Cuevillas, aseguró que Puigdemont “tiene la valentía suficiente para presentarse, dejarse encarcelar y hacer reventar la cafetera de presión en la que vivimos”.

El ex presidente cesado, quien se encuentra en Bélgica huido de la Justicia tras haber declarado la independencia de Cataluña, es el único candidato a la presidencia regional presentado por los partidos independentistas que obtuvieron mayoría en el parlamento regional en los comicios de pasado 21 de diciembre.

Por otro lado, su letrado no descartó, aunque consideró “lejana”, la posibilidad de que Puigdemont pida permiso al Tribunal Supremo, que lo imputó por rebelión, sedición y malversación, para que le permita asistir a la sesión parlamentaria de investidura, evitando así su detención.

“No tendrían que detenerle porque tiene inmunidad parlamentaria. Es diputado. Por tanto, no puede ser detenido”, argumentó el abogado en declaraciones a la radio RAC1.

La autorización del Supremo o la presencia del candidato fue la vía que consideró legal el Tribunal Constitucional español antes de resolver un recurso del gobierno español de Mariano Rajoy, que pidió suspender la investidura de Puigdemont, quien pretendía ser elegido de forma telemática.

Ayer, el ex conseller Josep Rull dijo que la defensa de Puigdemont solicitaría autorización al Supremo, pero ahora el letrado considera poco probable esa opción ya que “sería un escándalo”.

El abogado de Puigdemont consideró que la resolución del Tribunal Constitucional es “manifiestamente nula” y una “barbaridad” en democracia.

En ese sentido, avanzó que no descarta llevar el caso del líder secesionista ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, aunque antes aclaró que “agotará las instancias en España”.

En tanto, en un nuevo paso para allanar la investidura “virtual” de Puigdemont, tres de los cuatro ex consejeros que acompañan al candidato secesionista en Bruselas renunciaron en las últimas horas a sus escaños para garantizar que otros diputados de la misma banca puedan votar en la hipotética sesión de mañana.