Según un informe de la Universidad de Avellaneda, la apertura de la la economía que impulsa Macri afecta a la industria automotriz nacional.

La industria local, estancada.

La industria nacional no está pasando un buen momento. Es que al aumento de los costos se le suma la apertura de importaciones. Esto se refleja en el área automotriz, por ejemplo: de acuerdo a datos de las compras de las concesionarias que operan en Argentina, el 70% de las unidades comercializadas en el país son de origen importado.
Según lo que indica un estudio de la Universidad Nacional de Avellaneda, la apertura de la economía favorece un mercado de importados por sobre los nacionales. En paralelo al estancamiento productivo de las automotrices, el sector registra un déficit en la balanza comercial sectorial (entre automotores y autopartes) de unos US$7 mil millones
Asimismo, si se compara con los niveles de producción de 2011, año en que se alcanzó el máximo histórico con casi 830 mil unidades producidas, la reducción fue del 43%. Esto implica que en seis años el país pasó a fabricar localmente casi la mitad de vehículos.
En tanto, el empleo total del sector automotor registra una pérdida de puestos de trabajo que se profundizó en 2017: la ocupación efectiva en el sector cayó 3,7%, tras haberse reducido 2,5% en 2016: se perdieron casi 5 mil puestos en dos años.

COMENTARIOS

Please enter your comment!
Please enter your name here