Tienen 17 y 18 años. La noticia se conoció luego de un día de protestas con corte en la General Paz y un acampe frente a la comisaría de Virrey del Pino. La Provincia apura la instalación de cámaras de seguridad.

Sus compañeros piden justicia y medidas de seguridad.

Con un corte en la General Paz y un acampe frente a la comisaría de Virrey del Pino, familiares, choferes y cientos vecinos reclamaron justicia por Leandro Alcaraz, el colectivero asesinado por dos delincuentes con los que mantuvo una discusión porque no tenían la tarjeta SUBE para pagar el viaje. Por el hecho, hay dos personas detenidas: el “Tanito” o “Viejito” de 17 años y Jonathan Acevedo, de 18, quienes viven en Virrey del Pino.

Tras la protesta y la conmoción que generó el caso, que paralizó a la zona Oeste del Conurbano, el Gobierno de la Provincia anunció que brindará créditos a las 212 líneas que presentan servicio en el Gran Buenos Aires para instalar cámaras de seguridad en los colectivos.

La medida, en realidad, debería haberse puesto en marcha luego de ser votada por el Parlamento en 2016, pero por problemas de financiamiento y la falta de impulso de la gestión de María Eugenia Vidal quedó en la nada hasta ahora.

En conferencia de prensa, luego de reunirse con la UTA, el ministro de Seguridad de la Provincia, Cristian Ritondo, anunció que el Banco Provincia brindará “una línea de créditos blandos” para que las empresas de colectivo se coloquen cámaras cuanto antes. Frente los reclamos de los choferes, la Provincia se comprometió también a entregar botones antipánico para activar en emergencias.

Según datos de la UTA, en el área metropolítana se producen 15 ataques diarios a choferes. Transporte sostiene que durante 2017 hubo 233 hechos, es decir, uno cada dos días. Claro, estas cifras están basadas en denuncias concretas.

Según contaron los testigos, el chofer los dejó subir después de que una mujer se ofreciera a pagarles el pasaje. Cuando ambos decidieron bajar del colectivo, efectuaron dos disparos y asesinaron a Alcaraz, que cumplía horas extra para sumar ingresos y poder tomarse el franco por el cumpleaños de su hija.