Donar sangre salva vidas, incluso la del propio donante

Ser parte de este acto solidario también ayuda a detectar enfermedades desconocidas por los voluntarios que acceden a dejar su muestra. 

La donación de sangre no sólo salva la vida de las personas que necesitan una transfusión por un accidente, operación o enfermedad, sino que puede detectar enfermedades desconocidas y evitar el riesgo de muerte del mismo donante, quien es alertado por el equipo que efectuó la extracción si se le detecta alguna dolencia.
Gabriela Dabusti, especialista en hemoterapia, comentó los distintos aspectos de la donación de sangre y las transfusiones: “Al donar sangre ‘sos un héroe anónimo’ decimos como lema, ya que una persona que dona sangre puede salvar hasta tres vidas. Hay una doble función en la donación porque pasamos a ser agentes primarios de salud, tratamos de hacer prevención y detectamos una posible enfermedad en la persona a la que se le extrajo sangre”, enfatizó la especialista, quien contó que se denomina ‘consejería del donante’ a la acción del médico de Hemoterapia que debe comunicar a quien se le realizó la extracción que se le encontró una dolencia.
En algunos casos sucede que se detecta anemia y la persona no sabía de esta problemática. Dabusti precisó que el mayor porcentaje de enfermedades detectadas tras la donación ocurre con quienes acuden ante la necesidad urgente de un familiar o amigo. “En estos casos tenemos aproximadamente entre un 3% y un 4% de seropositividad, en cambio en los casos de los donantes voluntarios es menor al 1%”, destacó.
Estos porcentajes suceden porque los donantes de reposición acuden cuando hay un paciente que necesita sangre y se pide gente de su entorno que va medio obligada por la situación y a veces incluso no cuenta algunas cosas o miente en la entrevista para cumplir con la convocatoria del familiar.
Por eso es importante la veracidad de los datos ante cualquier donación de sangre, porque es clave para que sea efectiva. En este marco, Dabusti aseguró que “si toda persona sana dona dos veces al año, se cubren las necesidades de los pacientes y se evita salir a buscar entre conocidos cuando hay una urgencia”.
Cuando uno va a donar sangre se le realiza una entrevista médica y privada para descartar riesgos y se aclara qué es el período de ventana, “que es el momento en que una persona se contagia una enfermedad y deben pasar entre 6 meses y un año para confirmar o no si hubo transmisión de alguna patología”, aclaró la profesional.
Las preguntas se realizan por dos motivos: para no hacer daño en la extracción, por ejemplo que no le baje la presión, que no se sienta mal, y para saber si la persona pudo haber estado en situación de riesgo y evitar transmitir enfermedades como Chagas, Hepatitis B, Hepatitis C, VIH, Sífilis, Brucelosis y HTLV. ■

No Comments Yet

Comments are closed

Powered by themekiller.com watchanimeonline.co