El dúo de Andrea Feiguin y Daniel Riaño salea escena el sábado para mostrar su estilo electroandino, con una fusión de electrónica, hip hop y folklore latino.

 “Peña Pop”, lanzado hace poco más de un mes, completa la discografía.

Con una interesante y original propuesta que combina el folklore latinoamericano con la música electrónica, Desierto y Agua sale a escena este sábado en el Centro Cultural Fiorito, después de haber girado por el norte de Argentina y de Chile, para presentar “Peña Pop”, su último disco.

La banda lleva un lustro sobre los escenarios, con tres discos editados, y la mixtura estilística que proponen puede emparentarlos con el sonido de Tonolec, el dúo de Charo Bogarín y Diego Pérez.

“Es indudable que ellos fueron los pioneros, al principio estaba bueno lo que hacían, pero después empezaron a hacer letras muy naif. Lo nuestro es más oscuro, es más psicodélico”, le comenta a La Unión Daniel Riaño, que junto a Andrea Feiguin arman este dúo.

Se definen como Folklore Electrónico o Trip-Hop Andino, con canciones de propia autoría y con líricas con compromiso social y ecológico. Esta propuesta se despliega con instrumentos autóctonos latinoamericanos envueltos en electrónica psicodélica, que incluyen instrumentos nativos como Trutrucas mapuches, el instrumento de cuerda llamado ronroco y bombo legüero mezclados con aires digitales, analógicos y samplers.

“La primera parte del show es bien triphopera, como el primer disco de Gorillaz. Después parecemos Chemical Brothers, bastante psicodélicos, es algo que nos mueve”, acota Dany.

Al margen de la parte electrónica, Desierto y Agua tiene una profunda raíz folklórica. “Tocamos chacareras y zambas con bombo legüero, es súperfolklórico, súperterrestre”, agrega sobre otros ingredientes de su búsqueda.

Esta fusión es bien recibida por el público, en muchos casos ávidos de nuevos sonidos. “Se nos abrió la puerta de muchas peñas, hay una necesidad de renovación del folklore. Nos dice la gente que somos electroandinos, hacemos una parte electrónica con chacareras en el medio”, sostiene el músico.

Antes de esta presentación en la región, la primera en los cinco años de vida del dúo, fueron parte de un show multitudinario en Tilcara, teloneando a Los Cafres y también recorrieron las rutas del norte de Chile. “Hacemos un solo cover, que es ‘La Montaña’, de Spinetta. Lo hacemos tipo zamba con elementos electrónicos. En Chile les encanta Spinetta, casi como a acá, les encantó esta versión”, cierra.

JUNTOS A LA PAR. Desierto y Agua debutó discográficamente en 2013 con álbum homónimo al dúo y dos años después editaron “La Quimera del Caracol”. Mientras que “Peña Pop”, lanzado hace poco más de un mes, completa la discografía.

Esta aventura los tiene a Andrea Feiguin y a Daniel Riaño como compañeros de banda y de la vida. “Nosotros somos pareja, tenemos una habitación muy grande, que la mitad es habitación y la otra mitad es sala de ensayo. Nosotros ensayamos todos los días y aprovechamos los viajes en la ruta para componer”, señala Daniel sobre esta sociedad.

 MÁS INFO. Desierto y Agua, este sábado a las 21, en el Centro Cultural Fiorito,
Autopista Presidente Perón y Recondo. La entrada es gratuita.