La senadora nacional pidió que los valores de los servicios públicos se retrotraigan al 1 de enero de 2017 y se mantengan congelados hasta el 31 de diciembre de 2019.

La medida alcanza a usuarios residenciales, pymes y cooperativas.

La ex presidenta y senadora nacional Cristina Fernández presentó este lunes un proyecto de ley en el Congreso de la Nación para declarar la “emergencia tarifaria” en los servicios de luz, gas y agua en todo el territorio nacional y retrotraer los precios al 1 de enero de 2017 y suspender los aumentos hasta el 31 de diciembre de 2019.

La medida alcanza a los usuarios residenciales, pymes y cooperativas de trabajo, aunque en estos últimos dos casos, el beneficio solo se aplicaría “siempre y cuando no despidan ni suspendan trabajadores y trabajadores, sin justa causa, hasta el 31 de diciembre de 2019, sin importar su modalidad contractual”, explica el proyecto.

Leé también:  Pichetto cuestionó los allanamientos a los domicilios de Cristina

La iniciativa aumenta la presión contra la Casa Rosada en medio de la honda grieta que se abrió en la alianza gobernante sobre el tema, luego de que la Coalición Cívica, que lidera Elisa Carrió, y el radicalismo decidieran hacer presentaciones formales para que el presidente Mauricio Macri revise la política tarifaria en materia energética.

El proyecto que presentó Cristina había sido anunciado durante la campaña electoral y finalmente se formalizó esta misma mañana cuando ingresó al Congreso.

El expediente crea en el ámbito del Congreso de la Nación el “Comité Nacional de Emergencia Tarifaria”con la finalidad de supervisar, controlar e implementar la Ley.

Leé también:  ¿Puede Cristina volver a ser presidenta?

Entre otras atribuciones, este Comité tendrá a su cargo la revisión tarifaria integral de las actas acuerdo de renegociación de todos los contratos llevados a cabo con las empresas prestatarias de los servicios públicos, desde el 1° de enero del año 2017 hasta la culminación de la emergencia pública en materia tarifaria.

Esta revisión será vinculante, y tendrá por objeto adecuar los cuadros tarifarios vigentes hacia una tarifa “justa y razonable”.