El juez federal Sebastián Casanello citó a los primeros testigos de la causa. En el Gobierno, mientras tanto, eligen el silencio y esperan que el escándalo pase rápido.

Hasta el momento ya son más de 800 los casos confirmados.

La investigación judicial sobre los aportantes truchos de la campaña electoral de Cambiemos de 2017 en la provincia de Buenos Aires sigue avanzando. El juez  federal Sebastián Casanello se dispone a llamar a declarar en calidad de testigos a algunos de las personas involucradas, según lo adelantaron este jueves fuentes judiciales.

Hasta el momento, ya son más de 800 los casos confirmados de falsos aportantes, muchos de ellos beneficiarios de planes sociales o inscriptos en el monotributo social, que no tenían patrimonio suficiente como para hacer una donación, tal como figura en los documentos presentados ante la Cámara Electoral por la alianza gobernante.

Muchos de los falsos aportantes son beneficiarios de planes sociales, están inscriptos en el monotributo social y viven en barrios humildes.

La causa que lleva Casanello se abrió el 3 de julio a pedido del fiscal Carlos Stornelli, quien imputó a los dos responsables financieros del espacio político que hicieron la rendición de aportes ante la Cámara Electoral. Stornelli advirtió que detrás de los aportes truchos podría haber una maniobra encubierta de lavado de dinero.

Las revelaciones surgidas a partir de una investigación publicada por el portal web El Destape en un principio mencionaban una lista de 205 personas que aparecían como aportantes en la rendición de Cambiemos ante la Cámara Electoral, aunque la mayoría de ellos habitaban barrios muy humildes y se trataba de beneficiarios de planes sociales.

Luego fueron surgiendo más nombres, incluidos ex candidatos del PRO que reconocieron no haber financiado la campaña y la lista podría seguir engrosándose, ya que siguen descubriéndose nuevos casos con el correr del tiempo. En el Gobierno, mientras tanto, eligen el silencio ante la investigación y esperan que el tema pase rápido.