El plan de reparación se hace manualmente y abarca a las localidades más antiguas, como es el caso de Adrogué, Burzaco, Claypole y Mármol.

Con el objetivo de conservar la esencia de los históricos barrios de Almirante Brown, el Municipio realiza trabajos de repavimentación y puesta en valor de las calles adoquinadas. Se trata de un trabajo hecho a mano que asegura la conservación del patrimonio urbanístico, tal cual lo establece una ordenanza local. Las tareas se están realizando en las calles más antiguas del partido ubicadas en las localidades de Adrogué, Burzaco, Claypole y José Mármol. Ante cualquier bache, los empleados deben quitar uno a uno los adoquines, reacondicionar la base y colocarlos nuevamente de forma manual. La tarea es lenta y es necesaria la colaboración de personal calificado, siendo que puede llevar un día y medio arreglar cada pozo. Calles como Rosales, Erézcano, y La Rosa (Adrogué); Thorne, Sáenz Peña y Dorrego (José Mármol), y Centenario de Mayo (Burzaco) son los principales desafíos de este proyecto por su estado deteriorado al ser algunas de las calles principales de las mencionadas localidades. La repavimentación de las bases de calles empedradas ya llegó a Canale, entre Uriburu y Roca; o la plaza Bartolomé Cerreti, donde confluyen la Diagonal Toll y Bernadet y las calles Cerreti y Bouchard. ■