Ante más de 500 vecinos, Marcos “El Comandante” Karalitzky y Cristian “El Chino” Suarez se enfrentaron por la Categoría Crucero, en una pelea a seis rounds. La jornada tuvo lugar en el barrio Villa La Perla, de Temperley, en la Catedral de Boxeo, en una modalidad de organización que suma a la familia del comandante, auspiciantes locales, comerciantes y vecinos que colaboran para que las veladas sean ya una fiesta popular.

En la balanza, acusaron: Marcos Karalitzky, 82,800 kilos; y Cristian Suárez, 85,900 Kilos. La diferencia de peso superaba lo pactado entre los organizadores, pero El Comandante Karalitzky aceptó el reto, una cuestión no menor en un deporte individual y de contacto. El Chino Suárez es un rival con vasta experiencia en combates a 6 rounds y con un recorrido extenso en dicha categoría, un gran rival para medirse en los mejores niveles del boxeo nacional.

El fallo de la pelea fue empate.

En los primeros dos rounds, El Comandante buscó con fiereza la definición de la pelea con certeras combinaciones de golpes sobre el Chino, quien soportó estoicamente los embates del púgil local. Promediando el tercer round, “El Chino”, en un fuerte cruce de golpes, asestó certeramente sobre el rostro de Karalitzky, quien pareció tambalearse por unos segundos, asimilando con inteligencia y sobre las cuerdas los incesantes embates del oriundo de Billinghurst.

Un cuarto round tuvo a Karalitzky con una gran capacidad para esquivar golpes y una admirable movilidad alrededor del ring, logró escapar a las feroces embestidas de su rival, quien buscaba desesperadamente definición sin poder conectar claramente. En el quinto, ambos mostraban un gran cansancio, los brazos pesaban y los golpes eran lentos y sin fuerza, más trabado.

Finalmente, el sexto, en el que ambos se desataron en los 30 segundos finales con una dureza e intercambio de golpes, “palo a palo”, que hicieron levantar encendidamente al público ofreciendo un espectáculo inolvidable.

El fallo de la pelea fue empate. Una pelea de película, con ida y vuelta que generó la atención de todo el público.

De esta forma, el boxeador local de Lomas de Zamora, Marcos El Comandante Karalitzky, se encamina a buscar a mediano plazo el título nacional, manteniendo constancia y buenos resultados en sus peleas, los vecinos y vecinas de Lomas se entusiasman y quieren un campeón local .

“Quiero agradecer a tod@s los que hacen posible estos eventos y al apoyo incondicional de la gente, ni bien baje del ring la gente ya me pregunto por la próxima pelea, eso me deja satisfecho porque es el fiel testimonio que di todo y seguramente estaremos en unos meses volviendo con todo”, remarcó El Comandante.