Banfield regresó a la División de Honor luego de cinco años sin jugar en este nivel de competencia y quiere aprovechar la experiencia para potenciar a muchas jugadores de las Inferiores.

Las chicas de Banfield se miden ante las mejores a nivel metropolitano.

Después de cinco años de ausencia en los primeros planos en el vóley, Banfield regresó esta temporada a la División de Honor, que es la categoría más importante a nivel metropolitano, y se colocó nuevamente entre las mejores, en lo que significa un gran desafío para la institución sureña.

El Taladro, que arrancó con un plantel renovado porque se fueron muchas chicas del torneo pasado, quiere aprovechar esta experiencia ante las mejores del nivel metropolitano con una apuesta por sus divisiones menores, con muchas juveniles y enfocados en el crecimiento.

Leé también:  Tributo a John Coltrane, en Lomas

Y eso le jugó una mala pasada en cuanto a los resultados en las primeras fechas, ya que todavía no pudo ganar y ocupa el último lugar en la zona A. En esta zona, compite con rivales como Boca, que es el puntero con 12 puntos, y también con Estudiantes, Vélez, Gimnasia y Esgrima de La Plata, UNLaM, Club Italiano y Ferro.

En este salto que experimentaron con el ascenso, las chicas de Taladro comenzaron a enfrentarse a varias jugadoras de la Selección Argentina, debido a que varios equipos tienen entre sus filas a integrantes del combinado nacional, y eso eleva la exigencia que demandan los partidos en esta categoría, que es la más importante a nivel metropolitano.

Leé también:  Jazz y pintura en vivo, en el Ensamble

“Nuestro objetivo es apuntar al desarrollo de las inferiores, a que chicas jueguen en la categoría. Y buscamos potenciar la tira con algunos refuerzos”, señaló el entrenador Matías Vendramini, jugador de la 1ra de varones, antes del inicio de temporada, sobre las metas.

Y en ese sentido, agregó: “Tenemos chicas de 15 años jugando en una categoría muy alta y por eso trabajamos con el apoyo de una psicóloga deportiva, con la idea de que se eviten frustraciones y que esto no sea una carga”.